20 septiembre 2008

Marchvs o la llamada a la redención




En nuestra visita a la iglesia de San Gil de Luna (Aragón), nos encontramos con un curioso y excepcional capitel. Su excepcionalidad radica, a nuestro parecer, en la atípica figuración de los cánones iconográficos que muestran sus personajes, en concreto, los evangelistas Lucas y Mateo. 

Supuestamente y según los estudiosos, la composición del capìtel parece mostrar los tetramorfos de los evangelistas Lucas y Mateo, junto a un ángel central que permanece entre ambos y muestra un libro abierto.

En efecto, en un lado del capitel aparece el toro alado, signo inequívoco del evangelista Lucas; pero en éste caso, el toro muestra toda la similitud de un Agnus Dei, pues aparece sujetando con su pata la cruz triunfal de la resurrección.

.

.



Asimismo, en el otro lateral del capitel, la figura que los estudiosos han identificado con el evangelista Mateo, aparece representado sin sus alas correspondientes y parece estar dialogando con otro personaje que también carece de ellas. Hasta aquí, pensando que podría ser una rareza del artista, podríamos ceder ante las deducciones de los entendidos, pero no acabábamos de verlo claro. 

Lo curioso es que aparte de las incoherencias mencionadas, el ángel central, que sujeta el supuesto evangelio, parece indicar con su dedo una inscripción perfectamente trazada sobre las páginas abiertas del libro a la que, debido a la gran altura donde se encuentra asentado el capitel, es imposible de leer a simple vista. 

Gracias a unas fotografías realizadas por romanicoaragones pudimos acceder a la grafía escrita en el libro: MARCHVS





Nos quedamos desorientados, pues teóricamente este nombre no coincidía con los atributos del evangelista que corresponde al buey alado ni tampoco con la otra figura del capitel que se atribuye a San Mateo. A raíz de esto empezamos a barajar posibilidades diferentes que no acababan de convencernos. ¿Se refería al evangelio de Marcos? o ¿quizá era el posible nombre del maestro escultor?

Estuvimos dándole vueltas una buena temporada, pero no encontrábamos ninguna información que nos ayudará a resolver la incógnita de Marchus; hasta que el destino, tuvo a bien cruzarse en nuestro camino, en forma de Visión.

Y aquí empieza nuestra aportación para desvelar la iconografía de este peculiar capitel, en la que creemos que su representación no corresponde, como hasta ahora se creía, al tetramorfo de Lucas y Mateo, sino que tras esa aparente lectura se insinúa otra mucho más extensa y elaborada.




* La Visión

Son muy conocidos por los traductores de literatura antigua los textos medievales denominados con el nombre de "exemplum", corresponden a historias visionarias, asociadas al viaje hacía el más allá y con fuerte carga moralizante. Debido a su gran eficacia en el proceso de la transmisión de ideas, estas narraciones fueron muy utilizadas en la predicación eclesiástica como método práctico de divulgar enseñanzas, afianzar la labor cristiana, así como de reformar algunas costumbres que permanecían fuera del margen de lo aceptado por la Iglesia. 

Eso contribuyó de forma destacada a que se originase a lo largo de la Edad Media un constante chorreo de narraciones sobre las visiones del más allá, repercutiendo asimismo en la demanda de copias de esos textos y produciéndose, con el tiempo, una sintetización de los mismos, adaptando y mejorando algún aspecto narrativo de textos existentes.

Algunos de estos manuscritos permanecen en el registro de la Corona de Aragón considerados como las principales y más influyentes narraciones sobre la catarsis y la visión paradisíaca que en aquel tiempo formaba parte de la educación filosófica del monje de la Edad Media.

En definitiva, lo que queremos decir, es que el capitel de San Gil de Luna donde aparece el toro alado triunfante junto a un ángel que porta un libro epigrafíado con el nombre de Marchvs, puede ser una clara alusión a uno de esos textos de predicación sobre el más allá, cuya enseñanza tuvo una permanencia de más de trescientos años en la mentalidad medieval tanto de religiosos como de seglares. 

Pensamos en esta posibilidad, ya que el punto de origen y expansión de estas historias visionarias fue la escrita originariamente en latín por un monje benedictino, cuya historia de su vida es apenas conocida, aunque si lo es su nombre: Marchvs.


La trama de Tractatus de Marchvs.

Tras intuir que la iconografia del capitel podría tratar sobre dicha visión, quisimos profundizar en el texto que con tanta fuerza había arraigado en la cultura medieval y, del cual, hacemos aquí una pequeña síntesis:

Tundal, el protagonista de la historia, es identificado como un caballero que comportándose de manera ociosa, es responsable de cometer los ocho pecados capitales contemplados en la tradición irlandesa. 

Su complicado viaje empieza una noche mientras cena en casa de su vecino. Allí, sufre un ataque y muere. Entonces su alma viaja a un sombrío lugar, donde un ángel luminoso lo aguarda. Tras recriminar a Tundal su mal comportamiento en el mundo terrenal y éste reconocer sus faltas, emprenden juntos, un viaje por el más allá. El ángel guardián como guía y maestro y, Tundal, como alguien que se enfrenta a su primera experiencia dolorosa y redentora. Los horrores del purgatorio son vividos y contemplados por Tundal en diversos estadios dolorosos, para posteriormente, terminar en el séptimo cielo donde vive un emocionante encuentro con el patriarca de la Iglesia Católica Irlandesa y contempla, tras ello, la Trinidad y toda la Majestad Divina.

Finalmente, el protagonista totalmente redimido de sus faltas, regresa a su cuerpo para poder relatar esa experiencia a sus amigos y llevar el mensaje de esperanza en el perdón gracias a la misericordia divina.





La Visión de Furseus, Visio Pauli y la Visión de Drythelm son entre otros, algunos de esos textos que, redactados en siglos diferentes, son coincidentes en dogma y estructura con el Tractatus de Marchvs. En cada uno de ellos se repiten cuestiones similares:

1- Llegada y acceso del pecador al mundo infernal: donde, acompañado por un guía o ángel guardián que lo asesora y adoctrina en todo momento, observa, se adentra y experimenta los diferentes estados de purificación. Tras lo cual y después de un cambio trascendental, culmina su visión con la contemplación de una triunfante y apocalíptica manifestación celestial.

2- Regreso del personaje al mundo mortal ya redimido de sus pecados: para vivir el resto de su vida conforme las profundas lecciones que ha aprendido y, con el encargo expreso, de referir esta vivencia a sus amigos y familiares. 
En todos los casos, a esta misión se le da extrema importancia y siempre le es encargada por alguien que, en vida, había representado para el protagonista un modelo de perfección a seguir.

En el caso de la Visión de Paulo es el mismo Cristo quién solicita al apóstol que difunda la visión. 

En Tundal, la tarea le es encomendada por su santo patrón, al que él venera, y con el que tras su emocionante encuentro y cordial saludo, inicia una trascendental conversación, como posteriormente haría Dante con Virgilio, en el texto más celebre de estas características que ha perdurado hasta nuestros días, la Divina Comedia.





El paralelismo en todos estos textos es evidente, el mensaje de estos exemplum se convierte en la doctrina de la segunda oportunidad, donde el arrepentimiento y la aceptación del sacrificio muestran la poderosa visión de la Misericordia Divina.

Quizá por ser hasta el momento la más precisa y detallada visión cristiana que se había escrito sobre el más allá, la versión de Tundali era la que entonces gozaba de más popularidad, y quizá por ello el nombre de su autor, Marchvs, acabo por dar nombre al contenido de esas narraciones visionarias, que insertadas en la lectura y meditación del monje, formaba parte de su educación espiritual.

Si ello fuera así, la peculiar e innovadora representación del toro alado que muestra el paralelismo con el Agnus Dei, estaría directamente relacionada con la contemplación final mística que se relata en dichos textos. 




Y más concretamente, en la Visio Pauli, puesto que el toro alado es transferible al evangelio de Lucas del que San Pablo fue su mayor defensor, bien podría representar la más trascendental visión que experimentó el apóstol en su viaje al mas allá, cuando el ángel que lo acompañaba le mostró tras pasar por el país donde moran los justos, la resplandeciente y áurea ciudad de Cristo, al igual que San Juan al final de su visión apocalíptica, que contempla al Cordero Místico en el centro de la Nueva Jerusalen.

Asimismo, la escena con los dos personajes que completan el capitel y que parecen estar conversando, podría tratarse del protagonista de la catarsis, vuelto a la vida, dando fe de esa experiencia.





La justificación –contextualización del papel de la diferentes órdenes religiosas: cistercienses, benedictinos, agustinianos-

La estructura de Marchvs y la de sus "exemplum" herederos, fortalecen de una manera coherente una particular espiritualidad cisterciense, pero, sin embargo, será utilizada en el siglo XII para equilibrar en la reflexión religiosa, dos tipos de mentalidades diferentes, una de horror y otra de esperanza, la de dominicos y benedictinos. Esta diferencia se pone de manifiesto en la teoría y doctrina fundamental de la Visión de Tundal: Dios es justicia y misericordia.

La carga principal del mensaje es que todos los seres humanos, no merecen, por justicia, el castigo de Dios; pero sólo la benevolencia de la Misericordia de Dios, hace posible la salvación. Se incide en la diferencia entre lo que se merece y lo que la misericordia de Dios hace posible.

Como decíamos antes, la pena purgatorial con todos sus horrores, fue la herramienta de la doctrina de la "segunda oportunidad", donde el arrepentimiento y la aceptación del sacrificio muestran la poderosa visión de la misericordia divina.

La idea del purgatorio se estableció como el lugar donde penan las almas antes de entrar en el paraíso, y del cual a veces salen para pedir ayuda o amonestar a los vivos. Fue el papa Inocencio III el que, en un sermón para el Día de Todos los Santos utilizó varias veces esta palabra y dejó bien clara la idea de que existen TRES tipos de iglesia: la triunfante, la militante y la del Purgatorio. La institucionalización del Purgatorio, sería llevada a cabo en 1274 durante el Segundo Concilio de Lyon. Así fue como se pudieron consolidar como ortodoxas una gran cantidad de leyendas y de exemplum contenidos en las Visiones.




El mensaje hoy en día.

"... lava del todo mi maldad, limpia mi pecado. “Misericordia quiero y no sacrificios” (Salmo responsorial 50)

“No he venido a invitar a la conversión a los justos, sino a los pecadores". (Lc. 5,32)


El mismo Lucas lo transcribe, Jesús hace una llamada para una conversión o reforma interior a toda persona que se encuentra insatisfecha consigo misma, experiencia conocida por los religiosos como "catarsis" o/y “metanoia”.

Estas dos citas, entre otras, s
on comentadas en el sermón del domingo décimo del tiempo ordinario y se corresponden perfectamente a la enseñanza teológica que Marchvs intenta transmitir en su narración. Un mensaje eclesiástico actualmente activo, donde la enseñanza llama al reconocimiento de la propia imperfección junto a la salvación por medio de la misericordia de Dios.

.


Salud y Románico (2008)

En fecha 2013 hemos encontrado un reciente trabajo que puede aportar más datos sobre la Visio Tundal

11 comentarios:

Alkaest dijo...

¡Toi pasmao! Toda una lección de teología práctica medieval.
Algún día habría que hacer una investigación seria, sobre tantas pequeñas inscripciones, aparentemente "inocentes", que se encuentran en las piedras románicas.
Más de una sorpresa, y algún susto, nos llevaríamos.
Mis felicitaciones por la erudita investigación.

Salud y fraternidad.

ArtuROM dijo...

Hola.

Aunque ya te he felicitado de manera personal por vuestra investigación, aprovecho para volver a hacerlo ahora públicamente. Aunque a algunos les pese, no todo en el románico son psicostasis, sansones y adoraciones. Este tipo de representaciones peculiares son, si cabe, mucho más interesantes y enriquecedoras. Seguro que a partir de ahora nadie que lea este artículo pasa por alto una inscripción que rece "Marchvs".

En resumen, que el discurso me parece muy bien argumentado. Mi más sincera enhorabuena.

Saludos.

BARUK dijo...

Pues zí Alkaest!, las inscripciones "inocentes" son las que nos gustan.

Y piensa que para no armar más la bulla nos hemos quedado un pelin cortos..., si es que hay interpretación para rato!!

Besitos

pallaferro dijo...

Enhorabuena por el trabajo realizado. Habéis marcado un hito en la investigación del simbolismo románico. Felicidades!

Creo que domináis también el tema de la mojonería, así que ya sabéis que un mojón sólo marca una meta parcial en el camino. Queda mucho por andar. Hay que “orar y laborar” para alcanzar nuevos hitos a los que, seguro, llegaréis.

Mi mas sincero reconocimiento y un abrazo a los dos.

Jesús M. Landart dijo...

Baruk: Anonadado estoy por la entidad del estudio. Enhorabuena. Una vez más el románico se nos revela como un pozo profundo, aunque no insondable del que con estudio, racionalidad y dedicación se pueden extraer sabias lecciones.

Leyendo el post he sentido sana envidia, pues cada palabra deja traslucir la dicha que habéis sentido durante la investigación.

Ojalá podáis seguir ahondando en ese camino y encontrando nuevas pruebas que indiquen que vais por buen camino.

Jesús M. Landart

Alkaest dijo...

Si se me permite introducir una cuña, diré que ese "bichejo" me parece un producto cuasi transgénico.
Es una especie de "Taurus-Dei", aunque actúe como un "Agnus-Dei". Y si nos fijamos un poco, veremos que sus cuernos más parecen de cabra, por sus ondulaciones, que de toro. Item mas, sus patas, que semejan terminar en dedos y no en pezuñas, resultan bastante toscas en relación al resto de la exquisita talla. ¿Quod...?
Esto no pretende desmerecer vuestras conclusiones, es una "nugae" o "marginalia", tan solo para señalar las curiosas implicaciones y sugerencias de las interpretaciones simbólicas. Y los retorcidos caminos de aquella rica "imaginativa", de los canteros medievales y de sus patronos...

Salud y fraternidad.

syr dijo...

Creo que puede obedecer a un registro netamente cristólogico. Es decir, que apartándose de la convencional representación de la figura del evangelista, en esta representación se efectúa una recesión de equinocios, de la era de Tauro a la era de Aries ( como había sido desde la antigüedad hasta el tercer milenio antes de Cristo), buscando poner el acento, no en la mansedumbre y bondad, sino en la fortaleza e ira divina.

Quizá, por eso, se elige al "Taurus Christus", modelo de víctima apta para el sacrificio ministerial, como el cordero, pero que en la concepción benedictina del influyente Rábano Mauro a cuya orden estuvo ligado tanto él como el lugar, se acomodaba más al mensaje concreto redentorista. Y quizá, por eso, se represente con testuz abierta y cornifina, porque interesa destacar su embestida. ¿Es un Taurus Christus morcado?.

gargolita dijo...

HOLA A TOD@S!! tengo que pedir ante todo perdón: a ti Baruk, por mi larga ausencia, pero aquí estamos como siempre, con muchas ganitas de románico y mucho amor por el arte... tengo que leer todo detenidamente, así que también pido perdón a todos por ello... pero a simple vista veo que queda todavía "muuuuuuucho por hacer" como dice una canción, así que...

más y más y más y más románico!!!!

ernesto51 dijo...

Sigo descubriendo, aprendiendo y disfrutando de este singlar espacio que reúne hstoria y arte con na especial atención a la iconografía y a las tradiciones. Lo dicho, todo un placer que requiere un detenimiento para asimilar toda la excelente información. Gracias por todo ello.

Saludos

BARUK dijo...

Gracias a ti Ernesto, por tus palabras de ánimo y por estar ahí.

Un saludo

anderea dijo...

Yo, que no entiendo nada de todo esto, sólo puedo agradecer que publiquéis-divulguéis aquí vuestro estudio.

Divertidísimo el pequeño cuestionario.

Un abrazo, Baruk.

Seguidores