24 julio 2014

Cuevas de Provanco: La Invención de la Cruz





Iglesia de "La Invención de la Cruz". Quizá porque la palabra "invención" -en el ámbito narrativo-, conlleva la idea de ficción, fantasía o leyenda surgida de una mente humana, este nombre, para una iglesia cristiana, no deja de ser un poco chocante. Posiblemente por ello, a las iglesias con esa advocación, también se les suele llamar Vera Cruz, un nombre simplificado que lo hace más "entendible" a las actuales mentalidades cristianas. La Vera Cruz (verdadera cruz), sobre la que Cristo murió, y por ese motivo, sagrada.


Hemos podido, hace poco, acceder al interior de un templo que fue bautizado con ese nombre, la Invención de la Cruz, en la segoviana Cuevas de Provanco.

Románico, pero con importantes reformas posteriores, guarda en su interior interesantes vestigios de sus primeras épocas: el arcaico ábside, un precioso coro con viva coloración, algún que otro capitel, una magnífica pila bautismal...










Copa lobulada y armoniosamente trabajada, 
entre sus gajos asoman divertidas cabezas humanas... y el coro?, que me decís del coro? 


Pero lo más sorprendente fue ver que, llamativas, tras el retablo gótico que separado del ábside deja un pequeño corredor entre ambos, despuntaban unas pinturas murales de impactante vivacidad que parecían ansiosas de ser contempladas:











No nos quedó la menor duda, tras deleitarnos en su contemplación, que el ábside y posiblemente alguna que otra pared, había poseído en otro tiempo un animado mural repleto de imágenes de gran fuerza cromática que habían proporcionado, en su momento, una peculiar personalidad y un enérgico esplendor al templo.

Lamentablemente, hoy en día solo quedaba una pequeña muestra de ello, que se nos mostraba ahora ante nuestros ojos contemplativos.




Reconocimos la escena de la Anunciación, cuyos protagonistas, estaban forzosamente separados por la ventanita central del ábside; reconocimos asimismo a San Pablo por la empuñadura de su espada, ya desaparecida, y deducimos, por derivación, que su correspondiente figura opuesta sería San Pedro. Pero del resto de imágenes, no conseguimos identificar ninguna otra escena ni a ningún otro personaje:







La Coronación de la Virgen?
La resurrección de Lázaro o la curación del paralitico?
Lo parecían, sí, pero no acabábamos de verlo claro.


Una vez en casa, buscamos información sobre esas pinturas en los medios internáuticos, pero poco hay escrito sobre ellas y menos sobre su identificación, así que para nosotros, seguian siendo un interrogante. De hecho, tras pensar en ello, la solución nos la dio el propio nombre de la iglesia: la Invención de la Cruz.

Esa importante reliquia, sagrada por lo que fue y por lo que representa, fue rescatada, según la tradición, por una mujer a la que la Iglesia Romana y la Ortodoxa han ensalzado desde siempre: Helena de Constantinopla, santa, reina, emperatriz, considerada como la madre del cristianismo.

De ascendencia humilde, llegó a lo más alto y según su historia, fue ella quién influyo a su hijo Constantino el Grande, para que abrazara el cristianismo y lo legalizara, algo que fue esencial para la expansión de esta religión. Cuenta la leyenda que Helena murió tras muchos años de vida piadosa, en la que se incluye la hazaña de peregrinar a Tierra Santa para encontrar los restos de la Cruz de Cristo.

De las distintas versiones de esta leyenda que se originó en Jerusalén por el s. IV, Santiago de la Voragine popularizó la que se conoce como la "de Judas Cyriacus", y ésta es, la que opinamos, se representó en los murales de la iglesia de Cuevas de Provanco:




A su llegada a Jerusalen, Helena indaga entre los judíos para saber donde está escondida la cruz de Cristo. Le indican el nombre del poseedor del secreto: Judas Cyriaco. En su inicial negativa, Judas (quién a la larga, convertido, acabaría obispo de Jerusalén), es amenazado y castigado por la emperatriz, tras lo cual, revela que la cruz se halla enterrada en el Gólgota, bajo el templo de Venus que anteriormente había sido construido por el emperador Adriano.

Tras ir al lugar indicado y destruir el templo pagano, Elena mandó desenterrar las cruces y para tener la certeza de cuál de las tres era la verdadera, la Leyenda Dorada incorpora la escena de la milagrosa recuperación de una persona muerta que fue revivida por el toque de la Cruz. 



Una vez fue proclamado emperador, Constantino decidió llevar a su madre a vivir con él a la corte imperial confiriéndole el título de Augusta y ordenando que se le tributaran honores como la madre del soberano. 

La similitud de la escena de este reconocimiento, con las esbozadas en las representaciones de la Coronación de la Virgen por su hijo Jesucristo, es más que evidente.


***





"Inventio sanctae crucis dicitur, quia tall die santa crux inventa fuisse refertur. Nam et antea fuit inventa a Seth, filio Adam, in terrestri paradiso, sicut infra narratur, a Salomone in Libano, a regina Saba in Salomonis templo, a Judaeis in aqua piscinae, hodie ab Helena in morte calvarie" (Jacopo da Varagine, Legenda Aurea. LXVIII)

A pesar de carecer de la cruz, atributo con el que actualmente se suele representar a Santa Helena de Constantinopla, creemos que es a ella y su leyenda a quién homenajean estas pinturas de Cuevas de Provanco, confiriendo explicación lógica a su originalísima advocación: el templo de la Invención de la Cruz. (1)




Salud y románico


(2) Vida de Santa Elena
(3) Judas Cyriacus

16 comentarios:

Alkaest dijo...

Un buen descubrimiento y una buena exposición. Estáis aprobados con nota, salvo una aclaración porque a mi la cosa también me chocó hace años.
Lo de "Invención", no procede de "inventar" = fabular = hablar sobre algo que no existe.
Pero, dejará de chocarnos cuando sepamos que proviene del latín "invenio-veni-ventum" = encontrar = hallar algo que se buscaba.
Así, pues, esa advocación de "la Invención de la Cruz", hace referencia al presunto, muy presunto, hallazgo por parte de aquella bizantina destructora de templos ajenos, del mágico madero patibulario del Mesías hebreo.
Podríamos decir, muy justamente, que habéis hecho una buena "invención pictórica".

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

No tengo nada que objetar frente a vuestra interpretación de esas pinturas que fueron, como muy bien sabéis, el perfecto colofón a un día intenso e interesante, muy bien llevado en la mejor de las compañías. Ahora bien, sí quisiera hacer dos pequeñas puntualizaciones, aunque me tildéis de fantasioso: la primera, es que ese tramo de camino que recorrimos, no deja de ser sorprendente, pues ya simplemente por las advocaciones, se debería pensar en que quizás, sólo digo quizás, formara parte de alguna ruta, digamos, 'iniciática'. Varias iglesias que aún conservan su antiquísima advocación original a la figura de María Magdalena y una Vera Cruz...En fin, lo dejo caer por si acaso. Bueno es saber, que los lugares bajo la advocación de esta santa que, como muy bien dice, Magister Alkaest, no le tembló el pulso en destruir otros templos anteriores, es una de esas mujeres que, como Leonor de Aquitania, fueron casi idolatradas durante el periodo gótico y además, vuelvo a arriesgar el díganme fantasioso, los templos bajo su advocación suelen reservar interesantes sorpresas: sirva como ejemplo, uno que también conocéis, como es el Revilla Cabriada que, como éste, aún conserva, entre otras curiosas maravillosas, las pinturas góticas de su coro. Pero quiero ser un poco incisivo esta vez, porque pienso que, una de dos, lo calláis para mejor ocasión o se os ha pasado desapercibido, cosa que me extrañaría. ¿No observáis un elemento cuando menos extraño en la escena de la Anunciación? ¿Qué pensar de esa especie de tablero o alquerque que se aprecia junto a la figura de María?. Un abrazo

Miguel Rubio dijo...

Interesante sitio y muy buena entrada. Habrá que pasarse por allí en la próxima ruta por la zona. Saludos

Chis dijo...

En el retablo que descubrí en Abiego una figura (que se distinguía mal antes de limpiarla )llevaba barba y según datos de una visita pastoral del año 1560 debería corresponder a Santa Elena.
Ni siquiera Alkaest pintaría con barba a tan alta dama.
Lo que ocurrió fue que en el nuevo retablo de la segunda mitad del XVI se representó a Constantino en vez de su madre, conservando el nexo iconográfico de la "inventada" (por descubierta) Vera Cruz.
Et voilà

Chis dijo...

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=fb451bdc89&view=att&th=14789179b6eeffcd&attid=0.1&disp=safe&realattid=f_hy956ulq0&zw

tiogilito dijo...

He buscando, sin éxito, en mis notas sobre ese episodio de la búsqueda de la Vera Cruz con un muerto como "sonda", pero sí que me lo habeis recordado. Bien, muy bien aplicada la lectura a la pintura. Creo que Santa Elena está en estatua columna en St.Bertrand de Comminghes o por allí. Esta dama, como luego Felipe II se pirraba por las reliquias y tenía un presupuesto inagotable.
Así cualquiera.

Ray dijo...

Enhorabuena a todos los implicados. Y muchas gracias por compartir vuestro descubrimiento.

Un abrazo.

xiztoria dijo...

Hola amigos...
soy un fiel seguidor de vuestro blog pero ahora ( aprovechando que el Pisuerga....) me pongo en contacto para una consulta.
Una de las imágenes que indentificais en esta entrada es un anunciación. Resulta que en la ciudad en la que vivo, Betanzos ( A Coruña) este es un tema muy representado en las iglesias (sobre todo góticas) de la zona ( por razones heráldicas)
En la puerta sur de la de San Francisco se hace con dos imágenes de bulto redondo una a cada lado de la puerta: el Arcángel y María. Lo curioso es que el arcángel está con sus pies sobre una figura humana y sobre la serpiente. Me parece extraña esta presentación ( normalmente vemos la serpiente pisada por María) ¿ conoceis una explicación u otros lugares en los que se representa el tema de este modo?
Confiando en vuestra sabiduría iconográfica
Julián

Baruk dijo...

Bienvenido Julián. No tenemos la suerte de conocer A Coruña …aún. Pero espero que algún día, prontito, podamos disfrutar de sus paisajes. Mientras tanto, utilizamos el google para matar el gusanillo y ver imágenes de ello y, buscando la representación que nos comentas, hemos encontrado unas imágenes con poca resolución que, así, de entrada, y como tu dices, es realmente una muy extraña anunciación (sí es que lo és).


Ya no solamente es que pise una serpiente del mal, sino que el supuesto arcángel no tiene alas, algo inaudito. Y la Virgen aparece sin ningún atributo de las anunciaciones clásicas (orando, con libro, hilando, etc.) en cambio, parece estar pisando un personaje humano. Es más, los pedestales tampoco son simétricos.

No serán esculturas que estuvieron ubicadas en otro lugar y actualmente las han puesto ahí otorgándoles un significado que no les corresponde?, no sé, sí pudieras enviarnos algunas otras fotos de buena resolución, quizá pudiéramos verlo mejor:-)


Un abrazo!

xiztoria dijo...

Gracias por vuestro interés voy a ver si puedo enviaros algo de mayor calidad. Por supuesto, si algún día os apetece venir por esta esquina estaré encantado de ser vuestro cicerone.
Un saludo

xiztoria dijo...

Queridos amigos amigos...ya tengo fotos de detalle de la anunciación de San Francisco de Betanzos. ¿Como os la puedo hacer llegar?

xiztoria dijo...

mi mail es xiztoria@gmail.com
Saludos

Julián

Baruk dijo...

Te he enviado un mail, pero por si acaso no te ha llegado, la dirección es:

saludyromanico@gmail.com

Un saludo

Syr dijo...

Como dice Baruk, amigo Xistoria, la representación de esa Anunciación de San Francisco de Betanzos es bastante anómala. San Gabriel carece de alas y su vestido, más que túnica de ser celestial, parece un hábito o vestidura eclesiástica. Por su parte, la Virgen va cubierta con manto y coronada, cuando el acto de su coronación suele aparecer en la corte celestial una vez ascendida. Carece de atributos típicos como el jarrón de lirios, el libro, o las manos en posición de oración o, a veces, de salutación y en su lugar las dispone, la derecha levantando el manto, mientras descansa la izquierda sobre su vientre como asumiendo el mensaje que anuncia su concepción. De otro lado, como bien apuntas, las peanas sobre las que descansan, introducen motivos extraños a las usuales, para reforzar el mensaje de Maria como nueva Eva.

A nuestro modo de ver, es, quizá, este motivo de las peanas lo más característico de esa Anunciación de San Francisco de Betanzos, que quizá pueda explicarse por el lugar de su emplazamiento y siguiendo la norma vigente en el gótico europeo que las imponía para todas las figuras de la portada en las grandes catedrales, pues el resto del referente iconográfico de este tipo de Anunciación es frecuente en tierras gallegas ( San Francisco de Orense, Santo Domingo de Coruña y, sobretodo, la de la puerta occidental de Santa Mª de Azogue, también en Betanzos aunque aquí descansan sobre hornacina exenta de peana, el arcángel mantiene el brazo derecho en posición más alzada y la Virgen carece de manto transversal que cruza el vientre en diagonal). Parece ser que la influencia de los talleres de Coimbra que trabajaron en esa zona ( se habla del maestro Péro), exportaron esta iconografía con aislado de los personajes de la escena, en donde a María se la identifica con la Virgen de la O, o de la Concepción, como prototipo de su prefiguración en la Reina de Saba ( levantado el manto para enseñar sus pies y, que como gentil, también creyó en la palabra del rey Salomón) y que los talleres orensanos se ocuparon de "vestir" a Gabriel de eclesiástico.

Muchas gracias por tu ofrecimiento, aportación y tu esfuerzo.

Salud y románico

xiztoria dijo...

Gracias Syr por todo el trabajo que os habeis tomado con unas imágenes que ni siquiera conoceis "en persona". Es ciértamente una pareja extraña o, al menos con muchas peculiaridades respecto a los modelos iconográficos habituales.
Muy interesante la explicación de las vestiduras(tanto las eclesiásticas del ángel como la virgen coronada) en relación con su vinculación a los talleres orensanos y de Coimbra y la relación con la reina de Saba en Compostela.
Sobre las peanas...¿podría ser un juego de contraposiciones? Un historiador local, Alfredo Erias ( auténtico experto en todo lo relativo a Betanzos) interpreta la figura a los pies de María como la Magdalena por su larga cabellera. Así estaría contraponiendo a la pecadora con la sin pecado. Pero, como apuntas me parece más acertado pensar en ella como Eva jugando al contraposto con el Ave de María (esta juego de palabras AVE-EVA es fácil encontrarlo en la literatura religiosa de la época). Sería por un lado la madre de todos los humanos, EVA, en contraste con la madre(virgen de la O) de la nueva humanidad redimida. La nueva EVA.
En la otra peana el contraposto del anuncio del ángel ("ave maría gratia plena" que aparece en su "filacteria") es el "anuncio" de la serpiente-demonio que susurra a la oreja de una figura humana que, además parece pensarse lo que le sugiere(por la postura de su mano en el mentón).

No sé que os parece...No deja de ser una mera hipótesis porque no sé de ningún dato sobre esta portada. En todo caso me encanta poder estar tratando de todo esto con vosotros. Gracias por vuestro interés. Soy un admirador de salud y románico y blogs "adjuntos".

Thorongil Gilraenion dijo...

Inspirador,como siempre. Un placer leerlo, gracias.

Seguidores