15 diciembre 2008

La otra Epifanía

Sarcófago 310-325dC Layos (Toledo)

La Epifanía es una de las escenas favoritas del arte temprano cristiano y se representó extensamente en sarcófagos y catacumbas, como exponente del intercambio de dones.

Se solía incluir en su representación al propio difunto para indicar que el finado había donado bienes a la Iglesia, y su generosidad era recompensada con el otorgamiento de la salvación, de modo que dicho mensaje lograra conmover y estimular al ejemplo a los fieles vivos.
.
Desde el punto de vista político, la adoración y presentación de dones, es una continuidad de la refrendación de a conducta que los romanos imponían a los pueblos vencidos bajo la forma de " procesión tributaria".
.
Sabemos de la habilidad de la Iglesia en superponer lugares de veneración cristianos a sitios paganos; suplantar fechas religiosas de otros cultos por conmemoraciones cristianas y reemplazar prodigios de dioses y héroes paganos por milagros.
.
Así que la Adoración de los Magos, va a dejar de ser un aspecto secundario, infantil y casi anecdótico dentro de la serie narrativa del nacimiento de Jesús, para convertirse en una de las primeras imágenes que la cristiandad primitiva pone en circulación y que, a través del Arte románico, acabará convertida en vehículo de una conceptualización teológica fundamental de marcada importancia no solo de la vida religiosa, sino política de la época feudal, pues la inclusión de su iconografía acabaría por significar, no solo la evocación de un suceso en la vida de Jesús y la trascendencia del reconocimiento de su divinidad por parte del resto de los pueblos extraños al judío, sino que resultaría particularmente apta para ser usufructuada como espacio para la exaltación del poder temporal, generosidad de los donantes y reafirmaciones dogmáticas.
.
Si en un primer momento, la representación iconográfica de la Adoración de los Magos presenta como único motivo de preocupación compositiva la solución desequilibrada del número de personajes, una vez resuelto el tema mediante la ubicación de la Virgen y el Niño con San José en uno de los extremos, el mensaje recupera el equilibrio estético sin afectar a la disposición procesional continua de los Reyes que se acercan, a paso, para el ofrecimiento de dones.
.
Posteriormente, en las representaciones románicas, el acto de entrega de dones va a apartarse de su prístino sentido de origen funerario para ir siendo pignorado como espacio para la exaltación del poder.

El énfasis de la refrendación tributaria mediante entrega de dones o regalos, va a vascular y ceder sitio al tratamiento gestual de los oferentes y al tratamiento de su propia imagen.
.
Se buscará más incidir en el acto de la adoración, de la postración, que en el de la entrega de presentes. Se pasa de la genuflexión a la prosquinesis, que remite a la pervivencia de rituales de coronación, retomando una tradición persa que, introducida por Alejandro Magno, acabaría instalándose en la cultura helénica de la que pasaría a Bizancio.
.
Ya la Segunda Partida, Título XIII, Ley XX decía que al Rey nuevo que reinare se le honra de dos maneras: " la una de palabra, e la otra de fecho. De palabra, conociendo que lo tiene por su señor e otorgando que son sus vasallos... De fecho, en besando le el pié..."
.
Importa más legitimar el papel vasallático que el de intercambiador de dones. Para ello, se desprovee a los Magos de sus gorros frigios y pantalones anaxyrides para reconvertirlos de sacerdotes de Mitra y magos en sentido original, en Reyes, y se los pasa a representar con vestidos regios tocados de corona y con diferente procedencia y edad, con lo que el impacto visual de la composición transmite, de modo diáfano, la idea de universalidad del hombre y la cesión de todo poder terrenal, de todos los reyes mundanos, ante el de Jesucristo.
.
La Virgen María, está convertida en trono vivo del Niño Jesús, de superior tamaño al resto de los personajes, hierática, representada casi como una emperatriz.
.
San José, detrás de la Virgen, ni orgulloso ni sórdido. Siempre anciano para resaltar la paternidad putativa de Cristo y con barba, símbolo de madurez y sabiduría, apoyado en su vara que representaría el pasado y recuerda su elección sacerdotal de entre todos los pretendientes de María por ser la único cayado que floreció. Sus ojos pueden representarse cerrados en señal de aceptación de la fe o abiertos simbolizando la aceptación del misterio que acaba de contemplar.
.
De nuevo, el arte cristiano por excelencia, se apropia intencionadamente de la iconografía del triunfo imperial para adaptarla a su mensaje, pues como rito gestual de un protocolo oriental, donde el reconocimiento del supremo rango era ritualizado en forma de postración, será utilizado como mensaje vasallático. Con la Epifanía de la Adoración, el sincretismo religioso llega a extremos inauditos.
.
.
"Cada maestrillo, tiene su librillo"
.
Transfiriendo el librillo del refrán a un maestro cantero, podríamos asegurar que "Cada canterillo, tiene su puntillo".
.
En este caso, tan sólo con comparar el trazo de la talla junto a la iconografia dibujada, podríamos ser observadores de las diferentes maestrías y filosofías de los maestros escultores.
.
Es posible entonces, que muchas sorpresas nos aguarden y que teorías inamovibles efectuadas por catedras se desmorronen como el castillo de arena en la playa.
.
Probablemente comprobaremos por nosotros mismos que aunque tuvieran el mismo librillo, no era el mismo maestrillo.
.
.
Ahedo, el artista esculpe orejas perfectas, y el rey joven es el central quién señala la estrella.
.
En Biota el artísta se ahorra trabajo utilizando el "truco" de esconder las orejas bajo una larga cabellera. El rey adulto es el central y el que señala la estrella.
.
El artísta de Aguero aún es menos detallista, no presta tanta atención al movimiento, su trazo es seguro y rápido. El rey adulto sigue siendo el central y señala la estrella.
.
.
En Ahedo, San José permanece dormido, su cabeza esta cubierta con un gorro detallado.
.
En Biota, San Jose no duerme, con los ojos abiertos medita contemplativo. Sin gorro que cubra sus cabellos.
.
En Aguero, San Jose muestra detalles de los otros dos, ojos abiertos como en Biota y gorro como en Ahedo.
.

8 comentarios:

juancar347 dijo...

No esperaba una felicitación de Navidad más espectacular que ésta. En este sentido, estimada Baruk, me has ganado por los capiteles. Una muy Feliz Navidad y un fuerte abrazo.

Sergio dijo...

Un tema muy apropiado para las fechas en que nos encontramos, nunca pense que la primera representación del nacimiento de Cristo se escenificara en sarcófagos.

Un saludo desde Calatayud

Alkaest dijo...

Mira que "causalidad", ayer mismito (día 20) estuvimos viendo una "prosquinenis" de esas, en un precioso capitel de la sierra segoviana, en Grado del Pico. En la galería está uno de los tres magos -no preguntes cual que no tenían el nombre puesto-, allí "prosquinesiado", casi tirado por los suelos diría yo, besuqueando el pie del infante (pobrecito niño, todo roto). Es una galería porticada, por desgracia tapiada, así que no se ve al tercer rey. Eso si, el segundo está detrás del "prosquinesiador", muy ufano enseñando su pomo tal vez con incienso o mirra, que más parece un anuncio de esos tan surrealistas, que nos inundan estas fechas, promocionando exóticos perfumes.
Que ustedes lo "epifaneen bien y contentos".

Salud y fraternidad.

carmina dijo...

eres estupenda, cada día aprendo cosas nuevas contigo.
a partir de ahora me fijare en los detalles.
muy feliz navidad y que se cumplan todos los deseos.besos carmina-

Pilar dijo...

siempre me hago la misma recomendación: observar y dejarse inspirar por el Arte. Muy interesante este tema.
Felices Fiestas

syr dijo...

Gracias, Pilar, por visitarnos.

En la tremenda distancia, nos une el Sur, el cielo estrellado, el Sol y el calor de nuestra tierra común. Y ahora, nuestra afición.

Ojalá el hilo internaútico permanezca, ininterrumpido, uniéndonos.

Ayá donde hoy te encuentres, te deseamos lo mejor ¡¡ malagueña salerosa¡¡.

Anónimo dijo...

Un blog genial.

Un saludo

Ray dijo...

Magnífica entrada, amigos. Gracias y que en vuestra "Hagia phota" (Epifanía)siga brillando la luz.

Seguidores