07 marzo 2011

Arpías, arpíos y demás molestias

.



Las Harpías, eran demonios femeninos de la mitología griega, visualizadas como seres horribles, monstruos alados con cabeza y pecho de mujer vieja, en cuyo cuerpo albergaban alas y amenazantes garras de presa. Siempre estaban rabiosas y emanaban unos repugnantes y asquerosos efluvios, siendo capaces de corromper todos aquellos alimentos que tocaban.

Su nombre en griego puede traducirse como las que "arrebatan", pues por imperativo divino se dedicaban a amargar la existencia a cierto rey tracio que podía descubrir el futuro a los hombres, motivo por el cual los dioses le privaron de la vista permitiendo que las Harpías le quitasen la comida, dejándole sus excrementos en su lugar, por lo cual el desventurado Fineo siempre estaba hambriento. Finalmente Jasón y sus argonautas, valiéndose de la astucia, consiguieron alejarlas.



Eneas, también en su periplo hasta tierra del rey Latino (en la desembocadura del Tíber), donde había llegado para fundar Alba Longa, visitó la islas de las arpías y recibió la maldición de Celemo, la más perversa de todas, junto con Ocípete, la más furiosa. Tenían hambre insaciable pero al tocar los alimentos los corrompían por lo que se alimentaban de excrementos, vamos, de “mierda”.


Para Virgilio, serían aves con rostros femenino, garra encorvadas y vientre inmundo, demacradas por un hambre feroz que no consiguen satisfacer. Invulnerables y fétidas, todo lo devoran, emitiendo chillidos desagradables, y todo lo transforman en excrementos.

Después, esa figura se sincretizaría en la actual abubilla, “totovía” o comemierdas (que así la llaman), pues pese a ser venerada en el Antiguo Egipto por anunciar la llegada del Viento Ethesio, que retiraba el agua del Nilo, se alimentaban de los gusanos del cieno o tarquina. San Isidoro de Sevilla en sus etimologías, dice de la abubilla ser un ave repugnante, que le gusta vivir cerca de las tumbas y los excrementos.

En el románico, por lo general, las Arpías simbolizan las bajas pasiones y el dolor producido por los remordimientos o sentimiento de culpa subsiguiente a la satisfacción de los vicios.

Solo Bóreas, el viento del norte, las puede ahuyentar, pues la violencia
 de su gélido aliento es una clara alusión al fortalecedor soplo del Espíritu.

Pero en definitiva, lo que las arpías personificaban en su momento, es la representación mítica de las condiciones meterologicas -la tormenta o ventolera- adversas para el mundo de la navegación antigua.

Será quizá debido a esa relación con la advesa ventolera, que actualmente, nuestro concepto de arpía se asocia entre otros, a mujeres psicológicamente inestables, y que, a semejanza de las mitológicas, pretenden actuar como esperpentos abalanzándose sobre sus presas sin motivo, mientras lanzan gritos histéricos e incomprensibles, cosa que suele poner en duda su cordura.



Y en el caso de un arpío..., pues exactamente lo mismo, pero con barba.


Salud y románico

8 comentarios:

marcos dijo...

Formidable!

Esca dijo...

Las Harpías, eran demonios femeninos de la mitología griega,<
De acuerdo creo que hasta la civilización griega llegamos,pero la mitología griega ¿de donde la tomó?
cualquier historia escrita del pasado tiene sus orígenes en la trasmisión oral,me pregunto ¿donde y a cuando nos remontaríamos?
Siempre me ha provocado una curiosidad tal vez un poco fantástica el creer que la fantasia del hombre podía crear esos seres tan mitológicos,y fantástica digo pues siempre me parecieron de otro mundo y no precisamente creados por la imaginación del hombre,para mi realmente existieron,o me gusta creerlo,----------------------
Por otra parte me recuerda la mitologia a las ultimas películas de ciencia ficción,Avatar por ejemplo,lo digo por ,¿es recreación de un futuro o de un pasado?
Yo creo en mundos perdidos ,mundos de dioses y demonios,(llamemosles a sí)pero no eran mas que seres que aun les tenemos grabado en una memoria ya muy lejana y en lo mas profundo de nuestro ser buscamos volver o a ser dioses de nuevo o a convivir de nuevo con ellos,
Todas las civilizaciones,lejanas en tiempo y en espacio tienen dioses,y me atrevo a decir que las civilizaciones mas arcaicas lo tienen muy presentes aun en su memoria,pero todo lo que han leido ustedes en este comentario es fruto de su imaginación
Un saludo Esca,------------ Benditas arpias que nos hacen ver el bien en otros seres

Gargolita dijo...

¡Gracias de nuevo por esta entrada, Baruk!
aynsss si las arpías y arpíos hablaran...!!! jejejeje
pusinky

juancar347 dijo...

Hay un detalle que me llama mucho la atención: si, como decís, las arpías representaban condiciones meteorológicas para la navegación, ¿a qué se debe tanta abundancia en los capiteles del claustro de Silos, por ejemplo?. Eso sí, el que pueda que conteste al Esca, que cuando pregunta tira a matar el condenao.....Abrazos

Syr dijo...

En las Harpías, como en todo mito, se presenta la esencia paralela de lo real por medio de lo ideal; una especie de ciencia incipiente y una codificación simbólica de la historia. Son relatos que revelan el potencial creativo humano expresando sus valores e ideales, donde la irrupción de "lo sagrado" sirve para fundamentar ese mundo.

El imaginario colectivo formó al mito como explicación a sus interrogantes y antídoto a su propio miedo y, en particular, al miedo a la muerte. Y sí, Esca, creo que tienes algo de razón, pues no en vano, toda mitología de cualquier civilización no es sino su verdadera historia sagrada y, por tanto, una "historia verdadera", puesto que se refiere, siempre, a "sus" realidades.

Otra cosa es que, en la Edad Media, en el arte románico, la Iglesia intente mantener su poder haciendo creer que el imaginario colectivo, que manipula, es lo real.

Salud y románico

Pilar Moreno Wallace dijo...

Bien, algo más que he conocido. Interesante como siempre,
Un abrazo.

Alkaest dijo...

No se yo, que tal va a sentarle a los "hombres del tiempo" -mejor dejémoslo en meteorólogos- esa comparacion, siquiera sea simbólica, entre arpías y climatología. Esos profesionales son muy susceptibles, y no les gusta que se juegue con su "ciencia"...

Por cierto, conozco varias arpías, que no están en ningún capitel, y que tienen mucho de malintencionadas y muy poco de climatológicas. La Diosa nos libre de ellas...

Salud y fraternidad.

David Cejudo dijo...

Hola, ante todo me presento. Me llamo David, estudio ingeniería de edificación y estoy trabajando en un proyecto de restauración para finalizar la carrera.
El edificio a tratar es una venta típica manchega con elementos decorativos reaprovechados de distintas epocas sobre todo en su portada principal. En dicha puerta aparecen lo que creía hasta hoy unos angelotes con mirada "maléfica" y que todos los historiadores y estudiosos de dicha venta los han considerado ángeles protectores que salvaguardan la venta.

El caso que nadie me ubicaba ni su contexto historico, ni su procedencia y significado. Tras muchas investigaciones lo deje por imposible y hoy por casualidad he dado con esta pagina y los arpios y arpias.

¿Me podrías ayudar para ver si estamos ante unos arpios románicos, o es simple imaginación mía? ¿Como os puedo hacer llegar las fotos?

Muchas gracias de antemano y siento la parrafada. Un saludo.

Seguidores