14 febrero 2015

Silencio en la sala!!


"La primera virtud es la de frenar la lengua; 
y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse". 
Catón, político romano


Cuentan los historiadores que en la entrada de los templos de la antigua Roma se encontraba la estatua de un joven con el dedo puesto sobre sus labios como pidiendo silencio o prudencia al hablar.

Se trataba de Harpócrates, representado como un joven o niño desnudo que con su dedo indice señala su boca cerrada y que sujeta en la otra mano el cuerno de la abundancia.

"Dios grande del silencio", como lo llamó San Agustín y que, según Policiano, era venerado en Grecia con el nombre de Sigalión, donde compartía atributos con Hércules, Baco y Eros cuando de niños. Con este último, llegó a sincretizarse hasta el punto de conocerse con las dos denominaciones a un mismo dios.

Parece que su origen se remonta al antiguo Egipto, siendo allí una de las personificaciones del dios Horus infante.



El niño divino que se menciona en el Libro de los Muertos no es otro que Harcóprates, al que se solía representar desnudo con el dedo en la boca, interpretado a veces como reclamando silencio y otras como el sol invernal o del amanecer, débil, desnudo y desprotegido, esperando fortalecer y crecer.

Advierte en este caso Plutarco que: "No hay que imaginar que Harpócrates sea un dios imperfecto en estado de infancia ni grano que germina. Mejor le sienta considerarlo como aquel que rectifica y corrige las opiniones irreflexivas, imperfectas y parciales tan extendidas entre los hombres en lo que concierne a los dioses. Por eso, y como símbolo de discreción y silencio, aplica ese dios el dedo sobre sus labios" 

Y de ahí su atributo inconfundible, el Signum harpocraticum. 


Signum harpocraticum (2) 
De este modo, el signum harpocraticum es a la vez signo del silencio y también del secreto, del secreto que se debe guardar sobre el saber que nos es confiado y la sabiduría que no se debe revelar a quienes pueden hacer mal uso de ella o a quienes no son capaces de guardarla con prudencia y discreción.

Así, Harpócrates, "encarnaba el secreto que, se fortalece por el silencio pero se debilita y desvanece por la revelación".

Por ello se emplazaba a la entrada de los templos, para recordar a los sacerdotes y aquellos que conocían los misterios de los dioses, la prudencia y el sigilo que debían observar para cumplir esa ley.



Volverse hacia uno mismo y descubrir un silencio tan antiguo como el ser, más antiguo inclusive. Dónde estas Harpócrates? dónde te encuentras?

No sé dónde, cuando y por qué fue postergado Harpócrates, pero resulta curiosa la ausencia de un dios tan necesario como éste en nuestras vidas, el dios del silencio, no tan solo del silencio que mitiga el griterío o la bulla, sino del silencio lúcido, el del secreto, aquel que nace de la sabiduría, la prudencia, la moderación y la sensatez.

Aquí, hoy y ahora te rendimos veneración! Vuelve a este mundo perturbado donde los hombres ofuscados se revuelcan en la necedad. Te suplicamos que vuelvas, Harpócrates!!

Tu figura desaparece en el tiempo quizá absorbida por alguna otra deidad que anuló tu atributo más notable, el signo harpocrático y del que no se ha registrado ni siquiera en el arte románico una sola vez,


...o quizá, sí?


Foto: fggil31 (3)




Recientemente hemos tenido noticia de este capitel que, rescatado del anonimato y expuesto en el Museo de Jaca, ha hecho las delicias de muchos amantes de lo bello. La fotografía expuesta aquí y que amablemente nos ha prestado su autora, fue lo que nos alertó de la aparición de éste, el gesto harpocrático, en un elemento de la época románica.

Observando el contexto del capitel, tan perfectamente modelado y estructurado, caemos en la tentación de reflexionar sobre la inspiración que nos produce su maestría:



"Cuando ves lo que somos y lo que representa la vida, sólo el silencio es grande, todo lo demás es debilidad", manifiesta Victor de Vigny.

Y como bien representa el maestro en este capitel, no hay nada más débil para el hombre sabio y libre que nuestros cuerpos de hombre-bestia, tristemente dependientes de los vicios, de dolores y pasiones, y dentro de los cuales, Harpocrátes, al igual que el sol del amanecer, se fortalece y crece en el silencio, amparado por el intelecto y la voluntad o -como otros los mencionarían-, por águila y el león:  "...Y encontramos en las páginas del Sigalión, al águila y al león, ocupados de su perpetua vigilancia y altas aspiraciones, avatares, en fin, del silencio lúcido"  Nieremberg (Stromata S.Scripture) (4) 

El águila y el león entre el silencio lúcido



Y en cuanto al silencio lúcido o "bien entendido", todos deberíamos ser conscientes que, es de éste tipo de silencio del que nacen toda clase de bienes, y eso es exactamente el significado del cuerno que el dios porta en su mano. (Prontuario de las Artes)(5) 

Aunque, lamentablemente, el peculiar desportillado que el capitel tiene en este punto concreto, ha dado pie a algún que otro sorprendente tipo de especulación. 





"La primera virtud es la de frenar la lengua; 
y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse"





Capitel de Jaca del sátiro, del efebo o del ave fénix, 
aunque en realidad es el del SIGNO HARPOCRÁTICO.



Salud y románico



18 comentarios:

Thorongil Gilraenion dijo...

Una vez más, tan excelente como inspirador.Gracias.

tiogilito dijo...

Fantástica documentación de apoyo: la galería de "silenciosos" es de lo más aclaratoria. Y la propuesta, fascinante: mensaje en un claustro para el monje: vigilancia, fortaleza y ... silencio. Aunque hay una cara que han roto y con esa tremenda capacidad de sugerir, seguro que le encuentras un significado a "lo que ya no está".
Enhorabuena, ...pero, como al conferenciante, te falta explicar el "asa del pito". ¿el cuerno de la abundancia?

Anónimo dijo...

Magnífico.No dejan de asombrarme cada una de las entradas del blog y el mucho trabajo de documentación que requieren -Gracias .

chis dijo...

El capitel es magnífico. Pero resulta aún mayor gozada descubrirlo y mirarlo a través de esas alusiones a la simbología y a la sabiduría que tan bien se entrelazan en vuestro discurso. Sin ellas, sin ese discurso, la iconografía románica podría llegar a resultar fría, sosa e incluso grotesca.
Gracias por ayudarnos a descubrir algo del "alma románica". Donde reside su verdadera belleza
Un fuerte abrazo.
Y como se dice en aragonés: A no reblar !

Jan dijo...

Me cuesta relacionar el personaje de ese capitel con Harpócrates.
Desde mi humilde opinión creo que quien se inspirara para crear la contorsionada imagen, más bien hubieron de influirle las escenas de cortejos dionisícos tan presentes en relieves de época romana. Ese gesto de éxtasis con la cabeza vuelta hacia arriba es muy característico.

Saludos

Saludyromanico -Baruk dijo...

Claro Jan, ​ya especificamos al principio que​ ​ ​"Harpo" ​ llego a compartir ​atributos con​ otros dioses,​ Baco​-Dionisio​ ​uno de ellos. Y no solo atributos, seguramente influencias​.​

T​u, como ​artista​, sabes ​muy bien que ​el ​escultor suele ​​salir del patrón establecido​ con​ la originalidad que su genialidad le exige. Éste capitel es el resultado de poseer una aguda inteligencia y un espíritu sarcásticamente sabedor.

​Por otro lado y me pongo detallista, en el éxtasis​,​ la boca del extasiado no puede estar nunca cerrada, necesita​ abrirse o​ entreabrirse para no estallar, en cambio​ aquí​, por muy provocada ​sea la contorsión, sus labios están cerrados y, es más, insiste en señalarlo.​ ​​

La cuestión es que al pobre Harpocrátes se le ha relegado ya desde el pedestal, ​absorbido por otros dioses, ya ​resulta para muchos, prácticamente irreconocible. Será que lo que representa no​ le​ interesa a nuestro ego, ​al que le gusta abrir la boca constantemente.

​Una abraçada Jan​

Saludyromanico -Baruk dijo...

Muchas gracias por estar siempre por aquí Thorongil!

Un abrazo

****

Y a ti también "anónimo visitante", te agradecemos tus palabras y tu compañía. Saludos

****

Chis, tu sí tienes una alma románica y muuuuy grande. Gracias por formar parte de nuestra familia de SaludyRománico

Besines

Saludyromanico -Baruk dijo...

Tiogilito:

Me imagino a ese monje que describes orando por el claustro, estando avizor a las tentaciones, ejerciendo fortaleza ante ellas y, todo ello, en silencio. Muy buena escena!

Nos encantaría poder "sugerir" esa cara que esta rota y que falta, pero nos falta verla.
Fotitos, por favor ;-)

Espero podamos seguir disfrutando de tu interesante y, siempre agradable, compañía.

Salud y Románico

Jan dijo...

No dudo que el artista románico se dejara llevar en ocasiones por la imaginación y representara a personajes más o menos alejados de su iconografía más ortodoxa. Pero que en esta ocasión la intención fuera representar un Harpócrates me resulta dificil poder aseverarlo. Encuentro que aquí entraríamos en el ambiguo terreno donde cada cual -haciendo también uso de su imaginación-, intentaría determinar a quien representa la imagen.

Por cierto, "Harpo" no era el de los Hermanos Marx que nunca decía palabra..? Seguro que era el más sabio y el que nunca erraba...

Baruk dijo...

Me alegro que en esto estés de acuerdo con nosotros y que te haya también gustado todo el resto del artículo.

Abrazines Jan

cdeburgos dijo...

He disfrutado de este nuevo descubrimiento, es muy interesante ver el capitel y las relaciones entre culturas que perduran, Saludos

KALMA dijo...

Hola! Ya lo creo que hay que ser mínimo un dios para tener razón y saber callarse, habla "la bocas" y me sumo a lo que Rivi dice en el face, es un tema tan cotidiano que es sorprendente lo interesante que me resulta cuando os leo, aprendo con vosotros, por eso cuando comento no sé que comentar ¿Qué decir, qué añadir? y ahí se hace el silencio en mi cabeza, sin más. Un beso.

Baruk dijo...

Un saludo Carlota y tienes razón, las raíces culturales que perduran nos atraen enormemente, será que realmente estamos arraigados ahí y no somos conscientes? Un fuerte abrazo

***

Querida "bocas", digo Kalma, tu siempre sabes que decir, nunca te quedaras sin palabras, eso también es una virtud. Besitooos

Salud y románico

MarmiMuralla dijo...

Quiero contestar con esa muestra de sabiduría que es el silencio. Y no por mi virtuosismo,sino porque en mi gran ignorancia,es mi única respuesta posible .
Solo quiero dejar constancia de mi paso por tierras amigas para coger algo de vuestra cosecha y alimentarme con ella.
Bicos y salud y románico !!!
Marmi

Baruk dijo...

Gracias Marmi, representa mucho para nosotros tu paso por estos lugares, tus palabras y tu generosa sonrisa que sin duda llevas puesta.

T'estimo

Salut i romànic!

Añberto Amarilla dijo...

Muy entretenido e interesante tu blog. Un saludo

SYR Malvís dijo...

Muchas gracias por tu visita y comentario, Alberto. Considérate en tu casa.

Un saludo afectuoso

Taller de Estampación Digital dijo...

muy hermosos y en Sintonia.... ver este colectivo que funde: www.sigilosamente.com
abrazos

Seguidores