LA LLAVE DE ANOLL






A pesar de encontrarse en el mismo edificio, siempre hemos considerado una posible disociación entre la marca de la prodigiosa llave esculpida en el templo de Santiago de Agüero y la repetida inscripción de Anoll que aparece en sus sillares. 

La perfección y cuidado de la elaboración de esa llave nos hace pensar que se trata de un signo específico muy único y no tan sólo de una mera marca de cantería, y que su estudio no puede vincularse ni asociarse a la autoría de un cantero cuya repetida inscripción, ANOLL, aparece y se agota en ese único templo.

Creemos que no pueden vincularse, puesto que, ¿quién tan poco práctico sería aquél que empleara más tiempo en confeccionar la marca que el propio trabajo cuya retribución justifica? o ¿quién, con tan precioso trazo para una marca, firmaría su propio nombre de forma elemental y casi rudimentaria?.





También resulta difícil concebir la existencia de un Maestro “primer espada” que se agota en el mismo lugar en que surge, porque, entendemos, que ello sólo podría producirse bien por causas profesionales o físicas. Si por las primeras, el Maestro partiría de Agüero con su saber, técnica, paleta icónica, taller y, sobretodo, con su “marca”. Si, por la segunda, una persona con tal grado de maestría habría dejado su impronta en forma de Signum, tumba o signo funerario en la propia obra a la que consagró su vida, casi seguramente.

Partiendo de esta premisa argumental, e intuyendo que esa llave pudiera ser el signo de identidad de algo o de alguien, hemos intentado proseguir en la elaboración de otras perspectivas que puedan acercarnos a conocer el grito silente de esas piedras, de esa marca, de esa inscripción y de ese singular templo románico oscense.






 * La clave o LLAVE

Entre la documentación que nos ha sido posible consultar sobre la historia del lugar, ninguna nos ha iluminado tanto como el Diccionario Histórico-Geográfico de la Diócesis de Jaca, donde consta registradas en Agüero gran cantidad de donaciones efectuadas por personas de prestigio y, de las cuales, destacamos la siguiente mención: "Don Bancio, don Lope, don García y don Galind​​o​, que fueron de Agüero y entraron en San Juan (se hicieron monjes) dieron cada uno al monasterio varias heredades y viñas. (Año 1027)"

Tras ello, especifica dicho libro, que también hay registrada una relación de las compras hechas por los monjes en Agüero, al parecer para redondear las fincas de las anteriores donaciones, que suponemos,  complementaban su "dote de ingreso". Pero lo más significativo de estos nuevos monjes, es el oficio de uno de ellos: A don Bancio se le llama "llavero del Rey".  O sea, su clavario o tesorero.

El llavero o clavero que era escogido entre personas solventes e intachables se encargaba de gestionar los asuntos económicos. Vendría a ser para el Rey, como un homólogo de San Pedro, al que se le ha otorgado confianza y poder para abrir y cerrar las arcas. 

Encontrar en Agüero a Don Bancio, saber de su título y de su escala social y económica, abrió una brecha inspiradora. 




Así, pudiera ser la primorosa llave esculpida un signo identificador del evento de una donación, o mención del mecenas -el clavero real- grabado en un concreto número de sillares financiados para la futura construcción de un templo en Agüero. 



* La epigrafía ANOLL
                                                  
El caso es que indagando en los arcaicos caminos jacobeos de Aragón -en concreto el trayecto de Jaca a Berdún-, hemos reparado en la zona conocida como la cuesta de Paco Mondano, denominación que resulta de una singular derivación fonética de su primigenio término: el opaco del Monte de Annol. –“Paco” equivaldría a opaco (umbría), mientras que “Mondano” es la contracción de Monte de Annol.

Recuperación de la vía de Paco Mondano en el opaco del Monte Annol.  (Foto: Heraldo de Aragón)
Según la completísima Guía del Camino Jacobeo en Aragón de José Luis Ona, parece ser que era precisamente en este tramo medieval donde se encontraba uno de los puntos más dificultosos que, el camino de Jaca a Pamplona, deparaba a los peregrinos. Se refiere al histórico paso del Gradil, nombre que procede del latín "gradus", entendido como peldaño o escalón, y que en Aragón, vendría a indicar la estrecha escalinata serpenteante que se encaja en una ladera escarpada.

Para facilitar el tránsito de los viajeros en tan montaraz lugar, se tuvo que excavar el camino jacobeo en la propia roca. Testimonio escrito de este ancestral camino, queda registrado en un documento de 1032 donde se anota una donación hecha por Godofredo al Monasterio de San Juan de la Peña: "... el de Aragon facit transitum ad Gradil de Monte Anulo et ascendit directum...”.


Paso del Gradil. (Foto: Guia del Camino Jacobeo en Aragón)

Superado el paso del Gradil, ya en forma de ancho camino, seguía la vía pública por la actual “Peña del Hospital”, que toma hoy su nombre en referencia al casi desaparecido cerro (Monte Annol o Anulo) y que resultó disminuido en su altura por servir de cantera de piedra y al hospital de peregrinos que señoreaba el lugar, el Hospital de Anol. El hospital ya se menciona en el año 1200 cuando García de Ahonés le concedió varias rentas para contribuir a su mantenimiento.

Sabemos que Anoll en lengua catalana significa la cualidad de añojo del ganado, por lo que nos ha resultado muy interesante conocer que, en las recientes excavaciones arqueológicas del paso del Gradil, se ha exhumado el graderío natural, un muro de contención y estrecho que servía de contador de ganados.

Parece que los topónimos alrededor de esta zona inscriben una serie de términos emparentados con Anoll. Son ejemplos: Ainelle, Anyiello, Añol, Annol, Anulo, Ahones, etc. Patronímico éste último de un linaje de Ricoshombres que señoreaban en la comarca, y cuyo signo heráldico heredado es una campana con el lema: CAMPANAS DE AHONES, en clara concordancia a las campanas que llevan sujetas al cuello los“anolles” como guía y llamada de empuje al resto del ganado.
 
Los Ahones, con otros nobles en campaña bélica
 

Pensamos pues, que la presencia etimológica del nombre ANOLL en los sillares de la iglesia de Santiago, se relaciona directamente con una procedencia topográfica de la región mencionada o, incluso, podrían ser ese término el nombre de una denominación de lugar de origen. 

Porque, en definitiva, si el denominado taller del Maestro de Agüero tiene relación directa con el taller de San Juan de la Peña, no es descabellado pensar que en el transcurso de edificación del templo, pudiera haber contribuciones de expertos proyectistas procedentes de alguna cantera vinculada y próxima a su monasterio, como por ejemplo, la cantera del monte AÑOL.





*Fuimos tras la pista y ESTUVIMOS EN ANOLL



En el verano del 2011, al regreso de las vacaciones, tuvimos la ocasión de conocer lo que creemos es la zona, el punto de partida de la hasta ahora misteriosa inscripción Anoll, que tantas conjeturas ha provocado en las mentes de muchos que han confluido en la iglesia románica de Santiago en Agüero.

El hecho de que hasta ahora se haya buscado en vano la procedencia del término Anoll escrito en algunos sillares de esa iglesia, ha dado pie a especular sobre si dicha locución sería el nombre de un maestro constructor procedente de foráneas tierras.

Pero por el momento, lo único que está comprobado es que la palabra Anoll, ni es tan lejana como muchos han asegurado, ni suena a nombre de presuntos maestros, sino que es el nombre de un lugar, recuerdo, cómo no, de un vocablo utilizado en el habla del Aragón, y que, aunque actualmente la palabra sufra de desuso, aún perdura en algunas zonas de Huesca: -"Llebarém els anólls al bobarál" Vocabulario Benasque. Ángel Ballarín Cornel

El Monte de Annol, conocido también como Mondano, podría deber su nombre a ser una zona donde se alimentaban junto a sus madres los anolles, crías jóvenes sobre un año de edad, a quienes se les suelen mantener alejados de los bueyes adultos, más bravos y peligrosos.

Esta idea se corrobora con que cerca de dicho monte se encuentra el monte Boalar. Y conocido es que su nombre da referencia al lugar donde pastaban los bueyes.
.

.


En la zona norte del Monte de Annol, se halla el paso del Gradil, un antiguo trecho del camino real que formaba parte del camino de Santiago. Escarpado y en pendiente, es uno de los comúnmente llamados “mal pasos”.

Llegamos hasta allí, vimos el contador de ganado y el muro “quitamiedos”. Fue emocionante trepar por ese tramo y pensar en su pasada historia.
.

Muro quitamiedos en el paso del Gredil



También visitamos la cantera proveedora de sillares para las construcciones del entorno. En especial parece haber sido del Monasterio de San Juan de la Peña y de Santa Cruz de la Serós.

Actualmente se puede observar, al pie del monte Annol, la cantera aún en explotación.

.

Acceso de entrada a la cantera

A los pies del monte, se encontraba el antiguo Hospital de peregrinos Annol que, posteriormente, tras la Desamortización de Mendizábal, se convirtió en la venta de Esculabolsas y que pervive actualmente como Hotel Aragón.

Ahí estuvimos para conocer el lugar, palpar sus vibraciones, saborear su menú que mantiene el nombre de Esculabolsas, y hablar con Jaime, actual regente del hotel, que nos contó muy amablemente la historia de este lugar y nos facilitó importante información que ayudo a dar luz a nuestras pesquisas.




Asimismo nos reunimos con José Luís Ona, quien nos ayudó enormemente en los temas toponímicos y la evolución histórica de los caminos reales.

Nos comentó que el camino real que unía las tierras de Anol con Agüero era de herradura y que no transitaron carros hasta finales del s. XIX, que los muros “quitamiedos” eran necesarios para reducir el riesgo de accidentes, tanto de jinetes a caballo como de las posibles deslizadas de reses, y nos habló también de sus trabajos de arqueología en la excavación que concluyeron en la recuperación de dichos lugares.

Por último, nos mostró un monográfico sobre el Hospital de Anol redactado hace unos años por Hilario Casanova, donde también en aquel entonces, ya repara en la coincidente grafía de Anoll en la iglesia de Santiago de Agüero.

Tras todo ello y persistir en la interesante información que amablemente nos ofreció, pudimos establecer unos curiosos "ligazones" entre el “Anoll” de Agüero y la zona d’ “Anol”.
.

Esculabolsas. Antiguo Hospital de Anol

************

Curiosos "ligazones"


Siendo común la diversidad de formas escritas de un mismo nombre que corresponden a un mismo topónimo, parece haber constancias documentales de lugares inmediatos al Mondano, cuya afinidad fonética con las dos únicas escrituras grabadas en las piedras de Santiago de Agüero es evidente.


Una de ellas, como hemos mencionado, es Anoll. Pero hay una segunda inscrita en una de las columnas internas del templo en la que parece aflorar el toponímico: d’A RESA.


Probable "Garcia d'Aresa me fecit"


Parece ser que "Aresa" también se encontraba en la misma demarcación que Anol, pues quedan vestigios de este pueblo al sur del Mondano, no lejos del camino vecinal a Santa Cruz y cerca del Hospital de Annol:

“….Registrando las grafías Resa, Arresa, Arressa y otorgándole la posible denominación de ARRENSA” cf. -TOPONIMIA según los trabajos de Agustín Ubieto Arteta.
.

El Mondano desde la zona de Arresa

Un poco al norte del Hospital de Anol, atravesando el río Aragón, se encuentra actualmente una partida llamada Plandaunés. Es el lugar donde se encontraba el pueblo de Ahonés (Agonés, Aunes, Aones, Ezones) y del que procedía cierto terrateniente de Arresa:

.
.“García de Ahonés era persona muy pudiente (...) además de dar a S. Juan toda la villa de Arrensa, hace numerosas mandas, a saber: una heredad en Lasut y 200 sueldos de moneda iaciense para que lo entierren honoríficamente en el Monasterio, 1000 misas por su alma y que haya siempre un capellán que celebre por él en Santa Maria de Aonés, varias rentas al Hospital de Annol, etc.”
.
.“Tiene notabilidad este nombre por haber pasado a ser apellido de una familia de Ricos-Hombres de Aragón (equivalente a los Grandes de España de ahora). Cuando dejando los patronímicos desde el sigloXII, tomaron los apellidos toponímicos como para indicar su dominio en los pueblos o la oriundez de sus antepasados, se ve que la mayor parte de la alta nobleza aragonesa llevaba apellidos de pueblos de esta comarca. Como el celebre capitán D.Pedro Ahonés (criado en la corte del rey) o D. Sancho Ahonés, obispo de Zaragoza” –(Diccionario Histórico-Geográfico de la Diócesis de Jaca)

.
También resulta interesante comprobar, los nombres de dos acreditados señores que ya aparecen juntos en 1088 como testigos de un testamento otorgado por García Blázquez:
.
“In (...) arum sunt manum messores dominus Lupus d´Espatella et dominus Sancius d´Arrensa et Bancio Ahones de Agierbe Cart. S.Juan de la Peña, ff 46-46v.
.

No deja de ser curioso que la voz toponímica de dos pueblos tan cercanos y que, fueron testigos de la supremacía aragonesa, sigan juntos a perpetuidad inscritos en los sillares del templo de Santiago en Agüero.


.




Curioso o casual, puesto que de Agüero se puede afirmar que fue tenida como propiedad o residencia regia temporal, por estos detalles:

* Los reyes Don Sancho Abarca y Doña Urraca poseyeron heredades en Agüero.
.
* Uno de los cuatro señores de Agüero que profesaron en S. Juan de la Peña es llamado “el llavero del Rey”
.
* Suena un término en Agüero con el nombre de “Fuente de las reinas”
.
* Era Señor de Agüero D. Sancho Ramírez cuando fue proclamado rey de Aragón
.
* Otros dos de los Seniores que le sucedieron en Agüero eran altos funcionarios de la Corte
.
* Llama el rey D. Sancho IV “sus Capillas” a las iglesias de S. Martín y S.Julián en Agüero
.
* El rey Conquistador dio la jurisdicción de Agüero a su esposa morganática y a su hijo
.
* Sea por esas causa o por otras, jamás suena Agüero en las listas que hay en el Arch. Real de Aragón de pagos de pechas, cenas, monedaje, etc., mientas todos los demás pueblos de importancia contribuían alguna vez, aunque fuesen de señorío particular o eclesiástico. (“Diccionario Histórico-Geográfico de la Diócesis de Jaca”)
.
Un suelo “libre de impuestos” junto a la característica antes mencionada, quizás favoreció la propuesta de edificar allí un gran templo que por causas aún desconocidas no terminó de construirse.
.
Y donde quizás, en la última fase de construcción dejaron el testimonio de que los verdaderos comitentes que la consagraron fueron una influyente fracción de ricos-hombres con fuerte potestad social y militar, el poder civil representado por el hacha carmesí, y cuya iglesia inacabada es muestra del mudable devenir de la fortuna.
.

Hacha esculpida en la clave de bovéda junto al arco triunfal.
Se percibe también en rojo, los restos de la roseta de consagración.
La roseta en heráldica es símbolo de nobleza de sangre

Claustro de Tortosa. Blasón con hacha.
Según la emblemática, simboliza la mortandad causada al enemigo y,
según otros autores, puede personificar también la justicia o autoridad civil.



Un concluyente dato final :

"...Parece ser que en 1390 existía en Agüero la Cofradía de S. Miguel, cuya ermita ya estaba ruinosa en 1805, por lo que unos años después hubieron de trasladar la pintura de su Santo Arcángel a la de Santiago. Posteriormente, en 1526, fue fundada otra cofradía con el nombre de Santiago, limitando el número de cofrades a 33 -en reverencia de la vida mortal del Señor-, y elegidos entre los de origen noble" (Dicc. Hist-Geogr. de la Diócesis de Jaca)

Es sintomático que la cofradía de San Miguel (cuya figura aparece en eterna lucha contra el maligno), escogiera la iglesia de Santiago (un gran defensor de la tierra cristiana cuya figura se prodigó a lo largo de la ruta jacobea), como nueva residencia para el lienzo de su santo patrón.

Nos preguntamos si esta hidalga cofradía de Santiago no podría ser un recuerdo evocador de otra posible corporación nacida en siglos anteriores, pactada entre nobles para asegurar el orden y luchar contra los moriscos.

Nosotros creemos que si, y que es la que afloró en el siglo XII entre los muros del templo de Santiago en Agüero.






Bibliografía:

(1)-Boletín de la Real Academia de la Historia (Informes Generales. Tomo LXXIV, cuadernoV. 1919
(2)-Guía del Camino Jacobeo en Aragón de José Luis Ona
(3)-Diccionario Histórico-Geográfico de la Diócesis de Jaca




Saludyrománico

Seguidores