01 enero 2012

Los enigmáticos capiteles de Teza de Losa

Reconfiguración del bestiario románico (II)

.
.

No cabe duda que las merindades burgalesas atesoran unos exponentes del románico de incomparable simbolismo y belleza en multitud de capiteles, tímpanos, canecillos o arquivoltas. Templos de grandes tallas alzan la voz en numerosas guías del románico burgalés con el afán de atraer al gran público.

Sin embargo, en las merindades también hay, además, un románico escondido, tímido, que nos enmudece al contemplarlo y que nos fascina con su genuino simbolismo cosmogónico.

Así, en plenas merindades, la parroquia de San Nicolás se alza modestamente en la localidad de Teza de Losa. La iglesia, construída a finales del siglo XIII, ha sufrido numerosas reformas quedando, en la actualidad, con un austero aspecto exterior y, sin embargo, tras la satisfacción de franquear la puerta del cerrado atrio, se accede a la portada principal formada por dos arquivoltas apuntadas y dos singulares capiteles, objetivo principal de nuestra visita a esta parroquia.





******
+

Los enigmáticos capiteles de Teza de Losa:
.
Después de perseguirlos durante más de dos años, tenemos la satisfacción de poder dedicar a nuestra colegas románicos las imágenes de unos peculiares capiteles, que prácticamente han permanecido "virtualmente ocultos" hasta el momento, cuya consecución fotográfica fue para nosotros toda una hazaña épica, y nunca mejor dicho.
.


En el capitel izquierdo se haya tallada la imagen de una mujer desnuda cuya cabeza esta cubierta con toca medieval. Se mantiene hieráticamente erguida mientras dos enormes serpientes que se nutren de sus senos rodean su cuerpo a modo de abrigo. La mujer sitúa sus manos sobre el vientre y con su derecha señala una peculiarísima espiral perfectamente trazada que parece tener su núcleo en el ombligo. Dos simétricos pájaros permanecen estáticos sobre cada una de las serpientes.
.
En el capitel derecho aparece una figura en clara posición paritoria. Su cabeza esta mutilada por una cruz labrada en su lugar, puesto que actualmente este capitel es utilizado de pila benditera. A pesar de ello, podemos deducir que de su boca surgen, hacia ambos lados del capitel, unos cabos ornamentales de forma entrelazada. En este caso, el personaje sitúa su mano izquierda sobre su pecho mientras que su brazo izquierdo lo dispone, de manera natural, hacia abajo.










Para la correcta interpretación de estas imágenes contamos con la valiosa opinión de nuestro erudito y apreciado amigo Alkaest, cuyo conocimiento sobre el simbolismo de la Magna Mater es inmejorable y cuya interpretación, que compartimos, reproducimos a continuación:

"Algo que nadie se ha preocupado de hacer, es diferenciar claramente entre el símbolo de la mujer castigada por la lujuria: atormentada por bichos que le muerden "las partes placenteras", y el símbolo de la "mater nutricia": la que amamanta a diversos bichos pero sin sufrimiento alguno.

En este último caso, se trata de la evolución de un tema de la Antigua Religión, el "Tellus" o "Terra Mater", según la representación que se hacía del mismo: una mujer joven, semidesnuda, que amamantaba diversos animales, como toros, leones, corderos, o serpientes. La mitología judeo-cristiana, inicialmente, continuó representando ideas de la Antigua Religión que se había apropiado y personificaban fuerzas de la Naturaleza, como acompañamiento de sus figuras sagradas, así entre los marfiles y pinturas carolingios y otonianos, vemos que el Cristo está acompañado por genios de las aguas, el Sol y la Luna, e incluso la Diosa Madre Tierra en el acto de amamantar a sus criaturas, entre ellas una serpiente.

La veneración a la Diosa, estaba tan implantada en la devoción popular que, hasta no ser sustituida por la veneración a la Virgen, se continuó manifestando, siquiera sea de forma solapada, en estas imágenes de la "Terra Mater". Una mujer que alimenta con su leche a las criaturas de la naturaleza, con el rostro sereno, sin sufrimiento alguno. Al contrario que aquellas otras mujeres, pecadoras, atormentadas por animalejos, con rostro sufriente.

Las teorías del pecado, y de toda la imaginería sexual como pecado, nacidas del Concilio de Trento, y de la mente de los integristas judeo-cristianos, ha metido en el mismo saco a la "mujer pecadora" y a la "Terra Mater", y los lacayos académicos, al servicio de la secta judeo-cristiana han cargado gustosos con ese saco sobre sus espaldas. Y no se han privado de esparcir, entre los fieles simples, el veneno que contiene dicho saco.

El capitel que nos ocupa (o los dos capiteles) creo que están claramente en la línea de la "Terra Mater", alejada de todo pecado, con los seres de la Naturaleza alimentándose de su fuerza nutricia. El otro capitel no está muy claro, porque al haberle destrozado el rostro, con esa fea cruz judeo-cristiana, no se distingue si es hombre o mujer, y la aparente mutilación de su sexo tampoco ayuda. Se ve claramente que brotan unos tallos vegetales de su boca, lo que parece indicar que se trata de un "hombre verde", pues resulta muy raro encontrar "mujeres verdes", que podría representar el compañero masculino de la Madre Tierra. Si se tratase de una mujer, representaría la fertilidad de la Tierra, por los vegetales que produce, y por la postura que en apariencia semeja la del parto.

Si lo que la "Terra Mater" de las serpientes sostiene entre sus manos es una espiral, indicaría la evolución cíclica de la Naturaleza, que avanza y se repite en las estaciones. Si en vez de espiral, se trata de círculos concéntricos, podría invocar el disco solar, mediante cuya energía la fertilidad de la Tierra se desarrolla.

En fin, el "hombre verde" sería el complemento necesario, para generar la vida. De la conjunción de lo celeste -masculino- y lo terrestre -femenino- surge la vida, en todos los sentidos. Aunque esa dualidad es tan solo simbólica, porque ambos principios son únicamente diferentes facetas del Principio único, que no es ni masculino ni femenino".








Magna Mater


Desde la infinitud de su omnipotencia y anterior a cualquier otro tiempo, la divinidad imprime sus huellas tanto en el cosmos como en el corazón humano. Independientemente de que el hombre las vea o no, esas huellas producen en la persona una incesante inquietud teologica. Ante la incapacidad humana de llegar al conocimiento claro y perfecto de la deidad se promueven, en este sentido, gran diversidad de credos.


Uno de ellos, innato en el origen más profundo del hombre, radica en considerar la acción de la superficie terrestre sobre sus pobladores como una teofanía telúrica, es decir, una teofanía vinculada a los fenómenos naturales de fertilidad agraria, que encierra en sus entrañas el misterio vegetal del cultivo de los campos, del hombre, de los animales y de todas las cosas que vienen de la tierra y a ella retornan.

La religiosidad telúrica llegó de algún modo a lo divino a través de esta eclosión misteriosa y maravillosa de la naturaleza.

Siendo así, el hombre veneró el seno fecundo de la Telus (Tierra-Telus), "madre de todas las cosas" (Homero), pero sobre todo se extasió ante el maravilloso e inesperado alumbramiento -anual y puntualmente repetido-, de la naturaleza en primavera.
.



Entre todos sus epítetos resalta, por su continuidad y extensión, el de Magna que dio origen a "la Gran Madre" (Magna Mater), significativa de la Tierra madre en cualquiera de sus múltiples teofanías.

La vegetación fue personificada y deificada representándola primeramente en forma de animal, sobre todo de la llamada «hija de la tierra» por los autores greco-latinos: la serpiente, animal telúrico por antonomasia, pues inverna aletargada como muerta en las entrañas de la tierra, para después “mudar de piel o revivir” en primavera, salir de la tierra y arrastrarse sobre ella.

Como epifanía de la suprema deidad terrestre, la serpiente concentra y refleja parte de las virtudes de la Telus, entre las que se encuentran aspectos fundamentales de la vida humana: su origen (fecundidad), su cuidado y preservación (salud), prevención de su desarrollo (vaticinio) y subsistencia de ultratumba (alma), donde la serpiente es soporte de lo superviviente del hombre tras la muerte. De ahí los abundantes relieves funerarios en los que el alma aparece encarnada en la serpiente o, al menos, simbolizada por ella en actitud de beber el líquido puesto en un recipiente.



Tan acertado y desacertado resulta el nombre de "dios" como el de "diosa". No obstante este último suena a blasfemia a, nosotros, los hombres enraizados en el mundo indo-europeo-semita. Sin embargo, los miembros de la religiosidad telúrica y los de la mistérica se prosternaron ante una divinidad suprema concebida como mujer e invocada con nombre femenino: Cibeles, Isis, etc.

Y como prueba de esa resonancia tenemos los capiteles de Teza, en los que nos hallamos ante la diosa maternal, diosa suprema, motivadora e impulsora del proceso de vida, cuya función básica es la fertilidad agraria y la fecundidad humana.
 


Salud y románico

Bibliografía:

* "La serpiente epifanía y encarnación de la suprema divinidad telúrico mistérica". Manuel Guerra Gómez

28 comentarios:

Pilar Moreno Wallace dijo...

Empezar el año con esta lectura es ya un placer. Que el año 2012 te sea generoso en salud, esperanza, optimismo e inspiración.

Abrazos

Alkaest dijo...

Un buen apunte, porque hablar extensamente de la Magna Mater, en relacion a todas las creencias del mundo antiguo y su continuidad en la nueva religión judeo-cristiana, daría para una enciclopedia.

Y, en efecto, es también una buena forma de empezar el nuevo ciclo anual.

Salud y fraternidad.

Jan dijo...

Interesantes imágenes simbólicas las que mostrais para empezar el año, sin duda ligadas iconográficamente a representaciones de diosas precristianas, pero que también invitan a hacer una lectura en cuanto a una funcionalidad efectiva. Las dos imágenes cumplirían con la función de atenuar la inseguridad que producía el miedo a la esterilidad y la alta tasa de mortalidad durante los alumbramientos, algo que sin duda era una cuestión que debía provocar angustia y obsesión en las gentes de aquella época. Serían imágenes que ofrecían una promesa de fertilidad especialmente dirigida a las mujeres con las que debían sentirse identificadas. El papel de la serpiente en el capitel izquierdo, podría interpretarse (heredado de tradiciones paganas)en su función de transmisora y renovadora de energía vital, dirigida a las mamas proveedoras de la leche nutricia y al útero materno asegurándole la fertilidad. El de la derecha convertido en pila benditera, su agua contenida propiciaría un parto seguro, siendo éste al parecer el motivo esculpido.
Las imágenes en este caso estarían dentro de una tradición de rituales común en todos los tiempos y lugares de dar esperanza a la fertilidad y la descendencia.

Gracias por presentar un trabajo que ha dado pie a apreciaciones complementarias con las que poder contrastar la tesis según la cual las imágenes fueran propiamente representaciones de la Diosa Madre.

Saludos y buen año.

KALMA dijo...

¡Feliz año nuevo y feliz vida! No puedo dar fe de la hazaña épica, ahora sí ¡Mereció la pena! Magna Mater y la fertilidad, sí lo parece y un hombre verde y una bonita leyenda que explica las estaciones del año, festejando en honor a esta diosa en la primavera ¡Qué bonita historia! ¡Para una enciclopedia! Besos.

juancar347 dijo...

¿Sabéis? Independientemente de que la forma de esas figuras me recuerda -digámoslo así- el taller de Mena, sobre todo el iconográfico expuesto en Siones, la representación del capitel de la primera foto, por su forma y sus elementos me hace ver en la mente una representación moderna y 'griálica' que tuvimos ocasión de ver en octubre en el pueblo, también burgalés, de Barbadillo del Mercado, en la que dos aves beben de una fuente en forma de copa de la que brota un chorro de agua.Se localiza en el monumento a doña Lambra.
También el capitel contiene los elementos básicos de la Alquimia, e incluye en el ombligo y la espiral o los círculos concéntricos, no sólo el concepto de Axis Mundi como lugar, sino también como origen, concepto que, de ser así, supondría un choque filosófico-concepcionista. Espero no haber empezado el año metiendo la pataza, sólo he puesto lo que me sugiere o me recuerda. Un abrazo

RIVIERE dijo...

Lo de que estaban virtualmente ocultos ¿cómo debo interpretarlo?. No puedo aportar nada al tema, desconocido hasta ahora para mí, pero esa duda me corroe...
Abrazos.

Alkaest dijo...

Compadre Riviere.
Te aclaro, la portada está resguardada dentro de una estancia o atrio cerrado, bastante oscuro, y si no encuentras quien te abra...
Hay un pequeño ventanuco, por el que hace tiempo un servidor pudo hacer, de lejos, algunas fotos, pero por la situación del hueco solo pude sacar los capiteles de medio lado.
Ahora, gracias a la insistencia de Dona Baruk y compañía, podemos disfrutarlos en su total frontalidad.
___________

Sobre el párrafo final del comentario de Jan, opino que el capitel fue convertido en pila benditera, y su rostro destrozado por la cruz, en tiempos muy posteriores a la creación del capitel, posiblemente en el siglo XVII o XVIII. Por tanto, el presunto simbolismo del agua, como vehiculo de fertilidad, añadido a esta figura es algo más que dudoso, ya que no estaba en su origen. Sobre todo, porque esa cruz destrozando el rostro indica bien a las claras que se quiso eliminar el significado anterior de la figura.

Salud y fraternidad.

RIVIERE dijo...

Ah vale, aclarado quedo. Al menos se han podido hacer fotos.
Un abrazo.

Jan dijo...

Cuanto más observo el capitel derecho más convencido quedo de que la imagen tiene relación con la fertilidad de las aguas. Los motivos decorativos laterales a mi me parecen que representan la fluidez del elemento líquido mas que brotes vegetales, por lo que si a alguien se le ocurrió convertirlo en pila benditera tendría su sentido. En cuanto a la mutilación del rostro podría ser un acto bandálico quizás bastante reciente, para llevarse un souvenir vamos(por lo que puedo observar el tono de la piedra que quedó al descubierto parece bastante limpio si lo comparamos con el tono del resto de la superficie). A lo mejor decidieron protegerlo con un atrio cerrado para evitar nuevas agresiones. La cruz se pudo esculpir para, ingenuamente por parte del párroco, intentar de alguna forma enmendar el estropicio.

Saludos

Alkaest dijo...

Sobre la presunta "ingenuidad", de los párrocos "picapiedras" será mejor no polemizar...
Las señales, no indican que el rostro fuera arrancado como "souvenir", ni que el atrio se levantase para desalentar a los vándalos, a quienes sistemas de seguridad más sofisticados no impiden perpetar sus rapiñas.
En cuanto al diferente color de la piedra, unicamente señala que los fieles tocan la cruz, como cosa venerable o como talismán, y luego se mojan los dedos en agua "bendita".
Otros muchos capiteles conocemos, por esos mundos románicos, que han sido convertidos en "pilas benditeras", y sus imágenes son bien distintas y variadas.
Ahora bien, cada uno es libre de teorizar como más le apetezca. Nuestra opinión está expresada, y ahí queda por lo que valga.

Salud y frateridad.

Baruk dijo...

Muy buenas,

Jan, doy fe de tu cualidad de ver siempre el lado positivo y de buena voluntad de la gente, pero me temo que nuestro perspicaz Alkaest lleva razón, seguramente los supuestos vándalos que destrozaron ese rostro son más de dentro que de fuera y para nada ingenuos. Para la mentalidad predominante ese capitel es pecaminoso. La cruz fue una “feliz idea” para reafirmar/santificar la pila benditera, y demos gracias que no se les ocurrió labrarla en todo el capitel.

La figura representada ahí mantiene una posición evacuante, y se le supone que tanto es por la zona inferior como por la boca. Este tipo de adorno Jan, es muy común en el románico, ramales largos que se tuercen y se ondulan sobre ellos y que evocan la fuerza creadora de la naturaleza manifestada hacia fuera.

En todo de acuerdo con Maese Alkaest, bueno en todo menos en una cosa, no conseguimos la llave gracias a la insistencia, sino a la mucha, mucha, mucha, mucha insistencia bajo un sol de justicia, machaconería, lata, tabarra, obstinación, negociación pura y dura y al final, un poquillo de labia resalá.


*

pallaferro dijo...

Creo que Baruk se ha quedado corta: entrar ahí fue una hazaña épica, sin duda.

Pero el cura-por-fin-dio la llave!

Un abrazo,

Syr dijo...

Te lo advierten a la misma entrada: " ¿ Que se han hecho más de mil kilómetros para sacar fotos a la puerta de la iglesia?. Pues han venido para nada¡¡ A nadie¡".
- Bueno, mire, usted díganos dónde dirigirnos y ya veremos. Mire ustéd que nosostros somos muy nuestros y además aquí hay un señor que hasta le pagan por conciliar a gentes muy raras".
- "Es tontería y ganas de perder el tiempo. Además es que no podemos ni decirle quien tiene la llave porque nos la lía".
- Hombre de dios, ¡ con la que está cayendo,háganos un por favor¡.
-Bueno mire, pero no digan que yo se lo he dicho".

Casi una hora de reloj, seducir a la hermana octogenaria, alabar sus lechugas, debatir sobre el rendimiento de las clases de aceitunas, hablarle de colegas conocidos, mimar a los miaus... ¡ y hasta aceptar una penitencia de desplazarnos a un templo para interpretar la simbología de su ábside¡. ¡ Todo en vano¡.
El ábrete sésamo fue a la despedida:
- "¿ Y ahora ustedes qué harán?".
- " Nosotros irnos con mucha pena, pero usted, quedarse con muy mala conciencia".

Y Porfindió, la llave. Y hasta nos acompañó en coche.
----------------

Y terciando en la cuestión suscitada por Jan y Alkaest, sólo diré algo que puede arrojar luz. Secularmente, esos capiteles fueron interpretados por los párrocos del lugar como " el tormento del pecado". Creo que eso puede resumir la acción felona de la cruz en el capitel y su posterior uso.

Salud y románico.

Jan dijo...

Consideré que era justo hacer un poco de abogado del diablo en donde por lo general se cuestionan bastante las acciones de quien ha estado y quien está al cargo de una herencia tan vasta como es el patrimonio románico. De todo habrá supongo. Creo que siempre es valioso contrastar diferentes interpretaciones, sobre todo para no quedarnos con lo que ya tenemos aprendido y aplicarlo por sistema en todo lo que se nos presente. Ahí encuentro que está el valor de estos intercambios, en que pueden hacernos variar el punto de vista sobre lo que ya teníamos como muy asumido. En esta ocasión como siempre algo aprendido me llevo. Si alguna de mis observaciones ha podido ser de interés me alegro, en caso contrario espero no haberos hecho perder demasiado tiempo.

Fertil año.

cdeburgos dijo...

Preciosos capiteles, es una suerte que podamos verlos aqui, y nos los descubras, UN BESO y buen comienzo de Año.

Carlota

Syr dijo...

Desde su inicio, este blog se ha enriquecido con comentarios como los tuyos, Jan, hasta el punto de permanecer, en cada tema, expectantes de tus siempre válidas aportaciones. El símbolo siempre se presenta como fuente inagotable de sugerencias y no se agota en una única interpretación, porque es la condensación de un discurso infinito. Y debido a su multivalencia y su polisemia, puede expresar varios significados.

Y debajo de toda la diversidad, antinomias y aparentes contradicciones, están nuestras aportaciones, las de cada uno, que nos enriquecen y ayudan a mantenernos interrelacionados en torno a algo que hace siglos alguien hizo mientras pensaba lo que deseaba hacer y ha sido capaz de, a través del tiempo, confabular nuestra atención en su oculto deseo.

Gracias siempre por estar ahí.

Salud y románico.

Alkaest dijo...

Doy a Jan toda la razón, contrastar hipótesis encontradas es el mejor método para replantearnos las cosas que creemos saber.
Si del análisis de los opuestos, somos capaces de sacar nuevas vías de deducción, bien venido sea el que nos lleven la contraria.

Salud y fraternidad.

patadeoca dijo...

Siempre sorprendiendo...

Viva la Magna Mater, despierta y sin velos!!!

chis dijo...

Cuanta riqueza simbólica puede haber en unos aparentemente pobres o sencillos capiteles.
Los comentarios, como siempre, sin desperdicio y muy jugosos, en este caso además con el añadido de la lucidez de Alkaest.
Y los pájaros que picotean?
Animales celestes en contacto con las telúricas serpientes, cerrando un ciclo?
Un fuerte abrazo y un placer volver por estos lares de amigos

Baruk dijo...

Hola chis!

Es que esta entrada no hubiera estado completa sin la docta opinión y como la defines perfectamente, lucidez de nuestro apreciado Alkaest -mira que nos aprovechamos de él, pobrecillo-, y en cuanto a tu observación de los pájaros como fuerzas celestes en contacto con las telúricas ...oye, pues si!

Nos alegramos muchísimo de tu regreso, te echabamos de menos.

Un abrazo

**

Syr dijo...

Sí que te echamos muy, pero que muy de menos, Chis. En lo personal y como entendido, eres algo muy querido y muy nuestro, por especial.

Comparto tu interpretación simbólica de las aves: Las serpientes que de Magna Mater se nutren, envolviéndola, encarnan una función de cratofanía y epifanía, como manifestación del poder telúrico y su eficacia operativa, que sirve de soporte a las aves, símbolo de su oráculo.

Un fuerte abrazo

Syr dijo...

Gracias por tu visita, Belén. También por tu recomendación, pero para ser sinceros, he de hacerte saber que dentro de nuestro grupo existen verdaderos especialistas en varias especialidades y que, concretamente en Historia y en el campo que nos apuntas, nos enorgullece contar con uno en concreto cuyos libros y publicaciones son referente y no sólo en el ámbito nacional.

Saludos

Anarkasis dijo...

no se, pasaba por aquí y me he encontrado con sirenas y cosas de esas raras..
Hace ya algún tiempo intenté una aproximación a la antivirgen, pero no con unas imágenes tan interesantes como las que tenéis
un saludo

tiogilito dijo...

Hola, amigos. Como muchos pasamos por esa dura (y a veces gratificante) experiencia de regatear la llave, os comprendo. Sólo es para comunicaros que hay otra mujer mordida por serpientes y con lo que yo creo es un ouroborus sobre el vientre en la portada de Délika en el pais vasco.
Muy muy parecida.

Baruk dijo...

Hola tiogilito.

De hecho, la figura de Teza no es mordida por serpientes, sino que creemos, las esta nutriendo.

Si la imagen que comentas, se parece a esta, quizá se trate también de una significativa representación de la Magna Mater en alguna de sus múltiples teofanías.

Estaría muy bien poder ver esa imagen, así podríamos opinar todos. Nos la puedes facilitar?

Un placer tenerte por aquí.

Salud y románico

tiogilito dijo...

Hola,perdón por el retrasísimo. Necesito una dirección para enviaros las fotos de Délika. También quiero enviaros las de la portada de San Zeno en Verona con las dos opciones de mujeres nutricias.
Acabo de pasar por Teza: ahora la llave la tiene el alcalde, que está por ahí trabajando, es albañil, así que como no lo pilles por la tarde bastante tarde...me tuve que quedar con las ganas.

Syr dijo...

Hola Tiogilito. Encantadísimo de verte de nuevo. No me extraña tu retraso porque conozco tu ocupación de mover foros anquilosados y ser la esencia del querer y poder ( no hay más que ver tu extraordinario trabajo de Frómista). Nosotros, hace tiempo, también lo hicimos y recibimos la recompensa aquella que el Jefe de Celadores siempre me dijo: " Don Manuel, quien más pone, más pierde".

Tenemos las fotos de Délika y entendemos, que por proximidad y estilo, pudieran obeceder a la misma mano. Las otras que nos ofreces, será un placer tenerlas.

Por correo te daremos la dirección para contactar y que nos las envíes y te ofreceremos la dirección no del Alcalde, sino de "quien manda" en el templo de Teza. Difícil y con penitencia, pero... ¡ lo conseguiras¡.

Salud y románico.

Baruk dijo...

Ejem... hemos olvidado dar la dirección, un despiste por nuestra parte:

saludyromanico@gmail.com

Gracias tio Gilito, esperamos tus fotografías y comentamos :)

*

Seguidores