13 febrero 2011

Afrodita versus Sant Pere

"¿Es el lugar el que santifica al hombre o es el hombre el que santifica el lugar?”

. .
Hace tiempo un apreciado amigo me cuestionó esa misma pregunta. Al final no acabamos de aclarar bien la respuesta puesto que es algo complejo y sería imprudente afirmar una u otra cosa.
.
Pero ahora pensando en ello he recordado cierto lugar, y no creo equivocarme si en este artículo van enlazados los tres, él, la pregunta y el lugar.





.
Sant Pere de Rodes es un antiguo monasterio benedictino que esta situado en uno de los parajes más remarcables de la zona pirenaica, un lugar diriamos mágico, en lo alto del cabo de Creus. El lugar donde según unos nace o según otros muere el Pirineo.

.
La originalidad arquitectónica del monasterio lo convierte en un edificio único en el mundo medieval. El peculiar Opus Spicatum aparece prácticamente en la totalidad de la nave y posee una cripta anular bajo el presbiterio que merece la consideración de lugar sacratísimo.

.
Curiosamente la arquitectura y la decoración de los capiteles de la iglesia muestran unas profundas afinidades con las construcciones de la época romana.
.
.

Parece ser que los orígenes de este cenobio se pierden en la leyenda y en el tiempo.

.
Existen opiniones de reconocidos historiadores que creen que se levantó sobre el antiguo templo de Afrodita Pirenne, un templo que es conocido en las narraciones de los viajes que durante el s. III-IV realizaron eruditos de la época y que lo mencionaban situado en Pyrene prominentems verticem, así como en un mapa del astrónomo y geógrafo Ptolomeo (86-161 d.C) donde en el extremo de los Pirineos había señalado el templo de Venus.

.
Estas hipótesis parecen reforzarse al haberse encontrado restos arqueológicos de un edificio tardoantiguo cuyos fundamentos sobrepasan los actuales construidos, así como multitud de restos de esculturas paganas encontrados en el entorno, algunas de ellas reutilizadas por los nuevos pobladores que esculpían sus motivos religiosos en las mismas piedras.
.
Quizá aquí puede haber la explicación de los capiteles corintios que se encuentran en la nave central y que ya algun historiador ha datado de la época helenística.
.
.
.
.
También hay quién sostiene que el templo de Venus se encontraba en la cima de la montaña de Verdeta, lugar inmediato al monasterio donde sopla con fuerza la tramontana.
.
Es desde allí donde podremos observar un espectáculo evidentemente inspirador, la bahía se adentra en la tierra como el plateado útero de la diosa del mar.
.
(Clicar en la imagen para ampliar visión del "útero" de mar).
.

.













.














..
No en vano, Venus, nacida de la espuma, surgió del mar.
.
.
“¿Es el lugar el que santifica al hombre o es el hombre el que santifica el lugar?” (Ibn ‘Arabí)
.
..



16 comentarios:

Anderea dijo...

¡Cuantísima belleza y qué buenos recuerdos!

No conocía nada de sus orígenes.

Gracias. Gracias.

syr dijo...

Y, quizá, lo que se desconoce de este templo es la relación que presenta con otro tan distante como es el de San Martín de Segovia quien, como éste, Feñollar y San Miguel de Terrasa, tienen el "Opus Spicatum" y bóvedas y arcos de medio punto, elevadas, todas ellas poco después del 850, anteriores a las merovingias y carolingias y a las del Rosellón, que ya tienen arcos de herradura.

Lo curioso de todo es que ese recurso estilístico de colocar piedras y ladrillos en forma de espiga, esté utilizado en una iglesia mozárabe segoviana íntimamente ligada con núcleos catalanes. Luego, la simbología románica lo sincretizería dándole significado eucarístico.

Salud y románico

Esca dijo...

Pero,¿que necesidad tiene el hombre de esos lugares hacerles lugares de peregrinacion ,oracion,curacion...? Cambian los estilos las religiones, pero no el hombre, sigue teniendo una atraccion especial por esos lugares
pero me repito de nuevo ¿que necesidad tiene y de donde le viene la necesidad? ¿acaso es genetica? bueno no quiero liarme mas por que me lio y me lio y luego a ver por donde salimos
Un saludo para todos Esca

Alkaest dijo...

Lo bueno de todo, sería conocer la respuesta, que se dió a sí mismo Ibn'Arabí, a esa pregunta retórica. ¿O quizá no era tan retórica, sino más bien al estilo sufí del maestro Nasrudín?

Algún día contaré, en "Pájaros Viajeros", mis andanzas, trabajos y desventuras, por la montaña de San Pere de Rodes. Y por qué, aunque agnostico por parte de Madre Tierra, creo que ese lugar era sagrado antes de aparecer la humanidad...

Salud y fraternidad.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Qué preciosidad de sitios. Cuánto me queda todavía por visitar ... Me alegro mucho de poder ver estas fotos.

Enrri dijo...

Hola Baruk,
Magníficas fotografías.
Yo soy un fan de esa zona Roses-Cap-de-Creus-St Pere De Rhodes, ya desde bien pequeño.
Te dejo esta dirección de un amigo, porque creo que te interesará: http://eltablerodelaoca.blogspot.com/

siroco dijo...

Realmente impresionante el artículo de Sant Pere de Rodes. Mi entusiasmo por el románico crece con tus palabras Baruk, están llenas de sabiduría y sentimiento, destilan lo mejor de la historia.

Aprovecho la preciosísima imagen de la bahía para regalárte éste poema mío:

La primera poesía de nuestra vida nació del mar, los primeros instantes de la luz humana surgieron de los fondos de agua y sal, todavía puedo oir la caricia con que el mar y la tierra se encuentran para saludar la venida del hombre, todavía puedo ver como el sol labra un mar de estrellas en el agua para saludar y dar camino y poder al nacido de un soplo divino.

;0)

juancar347 dijo...

Lamento si soy un imprudente, Barukiña, pero cada vez que se me haga esa pregunta, te aseguro que contestaría sin dudar que es el lugar el que sacraliza al hombre y no al revés. De hecho, ¿qué fuerza, qué motiva la decisión de que el hombre considere sagrado ese lugar y no otro?. Templos e iglesias no se levantaban antaño en cualquier parcela del Pocero, como hoy en día, sino que había una razón, una buena y específica razón para hacerlo: el lugar mismo. ¿Qué más sacralidad que ese reconocimiento implícito?. Un abrazote del amigo imprudente. ¡A ver si algún día me lleváis allí, leñe!

Mongui dijo...

Pues no diría yo lo mismo, Juankar, si supieras que a mi me hicieron visitar ese lugar, su bodega, su templo, su galilea del maestro Cabestany ( no, ese de la perilla no, el otro), su nave, su cripta en la que me inmortalizaron en foto, sus dos claustros, la sala capitular, el refectorio, la portería y su despensa vacía. Pero ¡ METIDO EN UN BOLSO QUE SOLO ME DEJABA SACAR CABEZA¡. Y a los postres, me hicieron subir a lo alto de la Verdeta por un camino pedregoso infernal donde reina Eolo. Se me perdió el "toto", me despeiné y todo... por un lugar que un trío de gili decían que era sagrado y desde él que se divisaba el útero de Venus o algo así.

No te juntes que esa gente y¡ vámonos pá Soria, colegui¡.

Guau, guau

Anderea dijo...

Gracias, Baruk.

juancar347 dijo...

Ea, Mongui, gracias por el aviso: ¡había olvidado por un momento las perversiones clásico-románicas de estos desalmados correcaminos!. En Soria nos vemos, amiguete...

Baruk dijo...

Gracias a ti Anderea (y ya sabes porque)

**

Juancar, parece mentira que aún no conozcas a Mongui y lo presumido y exagerao que puede llegar a ser!!

Tu tranqui, cuando te saques el pasaporte te subimos a la Verdeta!! y entonces veràs como siempre es el hombre el que sacraliza el lugar, aunque primero el hombre debe ser sacralizado por ...Dios?


Un abrazo-colleja

***

juancar347 dijo...

Sí, sí, ya veremos quién sacraliza a quién. Ahora bien, cuando me toque subir...¡me niego a que me hagáis lo mismo que al Mongui!...

cdeburgos dijo...

Esas palabras describiendo el lugar hacen soñar con el templo que hubo y parece que de alguna forma permanece por los simbolos, sobre todo esa vista del mar dedicada quizá a su diosa, me he quedado con ganas de saber más, Muchos Saludos, Carlota

Anónimo dijo...

Menudo viaje me habéis dado...por un lugar que no podía ni imaginar!!!
Gracias..!

Pata

Jan dijo...

Desconocía que en la antigüedad se levantara un templo dedicado a Venus en es lugar. Vuestra entrada me hace reflexionar sobre las veces que he subido a Sant Pere de Rodes y a la cima de la Verdeta. En las diferentes ocasiones que lo he hecho, ha sido siempre con la única compañía de mujeres con las que en su momento compartía una relación sentimental. El ascenso culminaba en la cumbre con la vista espectacular de la bahía de Roses en forma de concha. ¿Sería una peregrinación de tributo a la Diosa del Amor? ¿Tenemos conciencia de lo que guía nuestros pasos?

Las imágenes me trajeron recuerdos de otros tiempos y con ellos cierta melancolía.

Quizá el hombre encuentra lo sagrado allí donde descubre reflejado la esencia infinita que alberga en su interior. Puede que el poeta del Amor divino Ibn Arabi estuviera de acuerdo con esto.

Y bueno... tal vez la mejor forma de llegar hasta allí, de superar el duro ascenso, ¡sea ayudado por las alas del amor!

Saludos

Seguidores